sábado, 31 de diciembre de 2011

Cambio de año

Se va 2011. Un año que, como las mejores series y películas de intriga, se despide dejando muchas preguntas en el aire: ¿Servirá de algo el cambio de Gobierno? ¿Veremos en los próximos doce meses el comienzo del fin de la crisis? ¿Quién se alzará con el título de "Darth" en el PSOE? ¿Se convertirá la casa del Rey en una auténtica zarzuela? ¿Triunfará alguna nueva revolución popular? ¿Morirá algún tirano más (ojo a la racha: Bin Laden, Sadam Husein, Gafadi, Kim Jong-il)? ¿Cambiará de color Estados Unidos? ¿Nos acojonaremos con algún nuevo desastre natural? ¿Logrará el CERN explicar el peinado de Punset?¿Volverá el Barça a ganarlo todo? ¿Cuántas medallas obtendremos en los Juegos Olímpicos? ¿Ganará España otra vez la Eurocopa? ¿Conseguirán los colchoneros olvidar que los mandatarios del Atlético de Madrid son lo suficientemente gilipollas como para fichar a una calamidad llamada Gregorio Manzano?¿Continuarán siendo las series extranjeras la salvación de la programación televisiva? ¿Seguirá emitiendo auténtica basura Telecinco? ¿Tiene sentido el canal de Intereconomía ahora que España es color azul popular? ¿Qué hacía Hulk Hogan con el aceite: se lo untaba o lo perdía? ¿Volverá a participar Remedios Cervantes en un concurso de televisión? ¿Tendrán razón los mayas?...

Dejando a un lado todas esas cuestiones, yo sólo le pido a 2012 que nos traiga 365 motivos para sentirnos afortunados y salud suficiente para disfrutar de todos ellos...y, en lo personal, que todo siga como hasta ahora...o mejor.

Para acabar, me gustaría poner aquí unas palabras de un tal Gandhi que son estupendas para una fecha como hoy, tan llena de propósitos y replanteamientos. Resulta que en una ocasión le preguntaron a este sabio cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y su respuesta fue la siguiente: "La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad. La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente se enoja, si yo me enojo; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido. La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.”

Olé.

domingo, 25 de diciembre de 2011

El discurso del Rey

En Nochebuena hay dos cosas que año tras año hay que soportar con más o menos ánimo: una son las cenas familiares y la otra...el discurso del Rey. Obviamente, no me estoy refiriendo a la oscarizada y homónima película, sino al spam televisivo que, junto a las galas de Raphael, solía convertir tan señalada noche en "Pesadilla antes de Navidad" (literalmente). Este año, las cosas han cambiado (para bien): Raphael no ha perpetrado el tamborilero y el discurso del monarca ha sido el primero en ser esperado y atendido con verdadero interés.

¿Por qué este año pocas personas han estado tentadas de hacer zapping cuando Juan Carlos I ha aparecido en riguroso diferido en todas las pantallas? Porque anoche monárquicos, republicanos e indiferentes estaban deseando ver si atizaba o no a su yerno, Iñaki Urdangarín, quien ha hecho más por la República que todos los políticos e intelectuales de izquierdas en 70 años. Yo no voy a entrar a valorar algo tan manido y polémico como si el Duque de Palma siguió dando pelotazos una vez abandonó el balonmano, pero lo que está claro es que el Rey tiene un problema con sus hijos políticos, ya que uno se pasó presuntamente de la raya y otro, de presunto listo. 

Lo que sí voy a valorar es el discurso de anoche: Contundente, sensato, medido, realista (valga el juego de palabras), ejemplar, obvio...e hipócrita. ¿Hipócrita? Sí, por las siguientes razones: 
  1. Su Majestad no es la persona más indicada para dar lecciones en el ámbito de "negocios discretos" cuando sabidas han sido sus amistades con árabes petroforrados y su relación con "gente bien" que se ha llevado mal con la Justicia en algún momento de su vida....
  2. Si, como parece según las informaciones publicadas/filtradas, la Familia Real conocía en 2006 lo suficiente de las presuntas andanzas ducales como para maniobrar sutilmente en aras a evitar el escándalo que finalmente se ha producido...¿por qué ha esperado tanto para tomar medidas públicas y hablar de ejemplaridad, etc, etc? ¿Por qué sólo ha actuado con firmeza cuando ya se ha descubierto el presunto pastel?
Por lo demás, lo de anoche me pareció lo mejor que ha salido de la boca de Juan Carlos I junto al famoso episodio del "¡¿Por qué no te callas?!". Y punto.

Honestamente, si La Zarzuela se ha transformado en Falcon Crest es algo que ni me va ni me viene. Lo único que me preocupa hoy es que los españoles podamos estar orgullosos de nuestro país (y no sólo gracias al deporte). Y la tarea para lograrlo empieza por el Rey y acaba por ti, que estás leyendo esto.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Queda un año para el fin del mundo (o tal vez no)

Decían anteayer los Mayas que, justo dentro de un año, se acabó lo que se daba, es decir, que la Humanidad escribirá el "Hasta aquí hemos llegado" o, dicho de otra forma, que viene el fin del mundo. Sobre este asunto, hay mucha controversia, así que mejor tomarse el finiquito maya con un poco de escepticismo y una pizca de curiosidad (para quien le interese, la revista Más Allá ha publicado un monográfico bastante interesante y sensato sobre este asunto). El problema está en que los mayas no fueron los únicos que vaticinaron que en 2012 todos celebraremos el último cumpleaños...De momento, la NASA dijo ayer mismo que de eso nada. Así las cosas, lo único seguro es quedan doce meses para ciscarnos en los Mayas y demás agoreros, tengan o no razón.

No obstante, a propósito de estas funestas profecías, tengo tres reflexiones:
  • Lo demencial no es creer estos augurios sino haber creado (o contribuido a ello) un panorama global (político, social, ecológico, ético...) que dé fácilmente pábulo a estos siniestros vaticinios.
  • La humanidad ha avanzado tanto que ha dejado olvidado por el camino aquello de "Memento mori".
  • El miedo es un arma de motivación masiva. O, utilizando el refranero, seguimos acordándonos de Santa Bárbara cuando truena (lamentablemente).
Y para terminar, me gustaría proponerte a ti que estás leyendo esto, las siguientes preguntas: ¿Crees en las profecías? ¿Piensas que, visto cómo está el patio en el planeta, tenemos el mismo futuro que Belén Esteban en la RAE? ¿Qué harías si te quedara sólo un año de vida?

Yo, respecto a la última cuestión, lo tengo claro: Hacer caso a este genial anuncio y no dejar que nada me quite mi manera de disfrutar de la vida.

martes, 20 de diciembre de 2011

15 años de "La Fragua y la Luna"

Dicen que cuando despiertas no puedes recordar lo que has soñado. Siempre hay excepciones. Ésta es una.

He de reconocer que es difícil escribir sobre algo que pertenece más al ámbito de los sentimientos, las sensaciones y los recuerdos, pero creo que la ocasión bien merece el esfuerzo.

El comienzo
Aún recuerdo cómo en 1996, año en el que mi colegio celebraba su 25º aniversario, en los pasillos de las entonces clases de 3º de BUP, un pequeño grupo de alumnos apalabramos entre confidencias intentar poner en marcha un proyecto que nos permitiera vivir en carne propia lo que hasta el momento sólo nos encantaba como meros espectadores ocasionales.
Luego vino una reunión en la cercana y hoy desaparecida cafetería California, donde desmenuzamos formalmente por escrito lo que era una gran pero difusa ilusión. Más tarde llegó la entrevista con la dirección del Colegio y, por fin, los primeros ensayos en una pequeña aula junto a la Biblioteca.
Con el paso de los meses, la prueba de fuego no tardó en llamar a la puerta del “taller extraescolar de teatro”: Actuar en el marco de la tradicional e imponente gala navideña de los estudiantes de COU.
Y así fue como una breve e ingenua escena sobre las distintas maneras de vivir y entender las Navidades comprobó la fortaleza de nuestra convicción, compromiso e ilusión. Así fue como el teatro volvió al Colegio después de un largo mutismo. Así fue como nació el grupo LA FRAGUA Y LA LUNA. Así fue como comenzó un sueño.

Fuera de los focos
Desde aquel inolvidable día han pasado justo hoy 15 años, 16 obras (nueve dramas, seis comedias y una de misterio; siendo de creación propia cuatro de ellas), más de 36 funciones, 35 actores, decenas de personajes, cientos de espectadores y miles de anécdotas. Logros que no habrían sido posibles sin la ayuda de quienes quisieron o quieren ayudar a vivir este sueño. De ahí que sea más que merecido dar las gracias a…
  • La dirección del Colegio: Por darnos un escenario para nuestros recuerdos.
  • La Asociación de Antiguos Alumnos: Por su apoyo desde 1998.
  • Nancho: Por servir de motivación.
  • Los “fragualuner@s”: Gracias a los fueron: Carlos, Marta, Jorge, Quique, Elena, Lourdes, Paloma, Álvaro, Ana Isabel, Javier, Ana, Miguel, Marimar, Rafael, Laura, Ángel, Roberto, Luque, Gonzalo, Mari Carmen, Gema, Rosalía, Suso, Alicia, José, Rafa, Virginia, Anabel...Y a los que son: Manu, Mónica, Víctor, Pablo, María, Davinia, Nacho, Ana y Danil. ¿Por qué? Porque, sin vosotros, no habría sueño posible.
  • Al personal del Colegio: Por creer en el grupo de teatro.
  • A nuestras familias, parejas y amigos: Por la paciencia, la ayuda y las butacas llenas.
Con tanto apoyo y ayuda fuera del escenario es casi hasta fácil durar 15 años. Lo cierto es que una de las claves del éxito y la continuidad del grupo es toda la gente que no sale ante los focos pero que es, sencillamente, imprescindible.

Cuestión de principios
Durante quince temporadas, los integrantes de LA FRAGUA Y LA LUNA han saboreado momentos de gran alegría, sufrido con sucesos de intenso dolor, superado toda clase de adversidades y, quizás lo más importante, han crecido enormemente como personas. Tal vez por todo ello, lo que en 1996 era un menudo e inconexo grupo de estudiantes, hoy es un gran grupo de buenos amigos.

Parte del mérito lo tiene haber respetado año tras año la principal regla que rige al grupo de teatro: No ser conformistas. De ahí que siempre el grupo haya intentado acometer montajes que supongan un reto y enriquezcan en lo personal y profesional, sin importarnos géneros, modas, prejuicios, opiniones o dificultades. Y es que, aunque suene paradójico, la única manera de no caer en el conformismo es ser fiel a uno mismo.

Gracias a fijarse constantemente nuevas metas, a exigirse un ejercicio continuo de esfuerzo, reflexión e imaginación, a trabajar con humildad y responsabilidad, y a no caer en vicios como el divismo, la suficiencia o la vanidad, ha conseguido mantener fresco y sano este sueño que hoy ya es un proyecto firme y consolidado.

Es un grupo “amateur” o semi-profesional, sí (porque “sólo” dedican al teatro el tiempo libre que otras personas emplean en diferentes actividades más o menos saludables) pero pueden decir orgullosos que no buscan ni la fama ni el dinero: Tan sólo hacer bien lo que más les gusta. Y es lo que han hecho estos últimos quince años.

El legado
Con la ilusión de poder transmitir su amor por el teatro y la experiencia acumulada desde 1996, en noviembre de 2009 La Fragua y la Luna puso en marcha una escuela de teatro extraescolar en este Colegio, dirigida a todos los alumnos de entre 4º Primaria y 2º de Bachillerato y que persigue los siguientes objetivos: Mejorar la comunicación verbal (dicción, hablar en público) y no verbal (expresión corporal); fomentar la interacción, el trabajo en grupo y la convivencia; incrementar la autoestima y la empatía; estimular la creatividad e imaginación; enseñar de forma amena y práctica una importante parte de la cultura española y universal a través del teatro; y brindar a los jóvenes una forma sana y cultural de disfrutar de su tiempo libre. ¿Para qué? Para contribuir a que, independientemente del porvenir del grupo, el teatro no vuelva a hacer mutis por el foro en el Colegio y, fundamentalmente, porque despertar y compartir con los chavales la pasión por el teatro es una encantadora responsabilidad.

En cuanto al otro legado dejado por LA FRAGUA Y LA LUNA a lo largo de estos quince años, no hay que buscarlo en este artículo sino en los recuerdos de quienes han decidido sentarse alguna vez en las butacas del Salón de Actos para vernos actuar. Lo demás, como diría Shakespeare, es silencio.

Y por último…
Me gustaría dedicar este artículo y el 15º cumpleaños del grupo a unas excelentes personas que han sido parte inolvidable de LA FRAGUA Y LA LUNA y que hoy ya no están con noosotros: Marta Jordá, los padres Eduardo Razquin y Pedro Mª Oneca, y José Arcones. Va por vosotros, amigos.

Yo, por decisión propia, ya no formo parte activa del grupo de teatro pero me encanta poder decir ahora, como hice hace muchos años, que, con vuestro permiso, La Fragua y la Luna va a seguir soñando.

martes, 13 de diciembre de 2011

"Terrat Pack": El arte de pasar el rato (y disfrutarlo)

El Terrat hoy es fácilmente asociable a un humor inteligente y sutilmente ácido. De ahí han salido estupendos profesionales que te hacen reír sin faltarte a la inteligencia (Andreu Buenafuente, José Corbacho, Berto Romero, Jordi Evolé...) y programas televisivos con un más que notable y merecido éxito (Buenafuente, Salvados, Homo Zapping...). Por tanto, si uno es lo suficientemente espabilado para dejar aparte las filias o fobias ideológicas, no le quedará más remedio que reconocer que El Terrat es una garantía para, como mínimo, evadirte sin desconectar el cerebro.

Y eso es precisamente lo que ofrece el espectáculo Terrat Pack, un show cachondo, lleno de buen rollo y complicidad en el que Buenafuente, Corbacho, Berto y Ana Morgade se proponen pasárselo bien entre ellos y con el espectador como testigo y partícipe. Y lo consiguen.

Cuatro monólogos y tres canciones integran las casi dos horas de espectáculo en el que es muy complicado no estar sonriendo y bastante probable soltar una carcajada con frecuencia. En él se mezclan con ingenio y humor las agudas y sorprendentes reflexiones habituales sobre aspectos o circunstancias de lo más cotidiano con punzantes y socarronas referencias a la actualidad. Nada nuevo, pero todo bueno. Muy bueno.

Los tres chicos ofrecen lo que se espera de ellos (son collonuts) y ella, Morgade, hace lo suficiente (que no es precisamente poco) para estar a la altura de esos tres cracks del monólogo y el escenario. Todos estos cómicos juntos cumplen con lo que, conscientemente o no, esperas de un espectáculo así: Que te haga olvidarte por completo de la crisis, de la política, de la marabunta navideña, de la programación de Telecinco y del último partido del Atlético de Madrid...Y eso, en los tiempos que corren, es impagable.

Pocos pueden decir hoy que conocieron al "Rat Pack" de Sinatra...pero, con Terrat Pack en los escenarios, ni puñetera falta que hace.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Bebe lanza nuevo disco

Noticia falsa (pero verosímil) del futuro: Después del éxito de su anterior trabajo (más de tres copias vendidas) la cantante Bebe ultima el lanzamiento de un nuevo disco: Hasta el agua de los jarrones. Quienes la conocen, dicen que es su trabajo más personal y honesto. El resto de millones de personas, dedican a algo mejor su tiempo libre. 

El disco está compuesto de 14 canciones que van desde la pura transgresión como Que te jodan, soy así, Tres en la rayaLo que me sale de la cara B o la que da nombre al álbum Hasta el agua de los jarrones, otras con influencias flamencas como Bulería en el lavabo del garito, algunas de corte más intimista como Todo lo que sé lo aprendí de Maradona, Para consumo personal, Ponme otra o Píldoras de colores; y las que fusionan hip-hop con berrea cervuna como Crack, pásame un poco, Qué pasada, Lo mío es muy fuerte, A lo que huelo y Pírate o no molestes.

Se rumorea que para el acto de presentación sus agentes están pensando en desplazarse a algún edificio "okupado" para tener público suficiente y del gusto de la cantante.

Bebe. Hasta el agua de los jarrones, ya ha sido lanzado. Ojalá haya sido al espacio exterior...aunque suficiente basura espacial hay ya.


 Noticia real (pero increíble) del presente:

domingo, 20 de noviembre de 2011

"Las aventuras de Tintín"...o cómo adaptar bien un tebeo

Adaptar un cómic no es ninguna tontería. El cine de los últimos años está lleno de ejemplos de adaptaciones excelentes (Batman, Sin City, 300), muy buenas (Watchmen, V de Vendetta, Iron Man, Thor, El Capitán América, From Hell, Kick Ass, Scott Pilgrim), buenas (Spiderman (1 y 2), X-Men (1 y 2), Hulk), aceptables (Conan, Mortadelo y Filemón, La Liga de los Hombres Extraordinarios), mediocres (Los Cuatro Fantásticos, Lobezno, Daradevil, X-Men 3, Spiderman 3, Astérix y Obélix) y francamente bochornosas (Superman returns, The Spirit y El Capitán Trueno). ¿Por qué tantas adaptaciones? Porque la industria del cine en los últimos años no es precisamente un hervidero de originalidad...y porque hay quienes piensan, erróneamente, que el gancho o el éxito previo de un cómic o novela gráfica avala el triunfo en taquilla y crítica de una película basada en dicha publicación. ¿Por qué tanta disparidad en la calidad de las adaptaciones? Porque para adaptar hay que tener algo que no abunda: talento o, en su defecto, criterio. Y luego, en otro escalón muy inferior, ya estarían como excusas el tema presupuestario, las injerencias de metomentodos, la "soberbia de autor", etc.
 
Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio, por suerte, es una película que encantará o, al menos, agradará a quienes como yo somos fans (tengo todos los tebeos y películas animadas) de las peripecias del célebre personaje creado por el belga Hergé. Y supongo que algo de culpa tienen de ello el director y el productor del film, Steven Spielberg y Peter Jackson: dos maestros del entretenimiento. ¿Que a Las aventuras de Tintín se le pueden poner pegas? Sin duda (ej: las recreaciones por ordenador han dado como resultado a personajes con unas cabezas y manos ligeramente desproporcionadas, por grandes), pero hay que reconocer que está hecha con tanto respeto al original (guiño a Hergé incluido) que ha sabido recoger perfectamente el espíritu de esas viñetas coloristas de trazo limpio y detallado. 

Con una trama francamente entretenida (que combina los cómics El secreto del Unicornio, El cangrejo de las pinzas de oro y El tesoro de Rackham el Rojo) y un ritmo de montaña rusa, al espectador no le queda más remedio que pasar un muy buen rato con las aventuras de este héroe sin mas dones que la inteligencia, la honestidad, la curiosidad, la astucia y la valentía. A mí, el estilo con el que está hecha la película me recordó al de los personalísimos Jean-Pierre Jeunet y Javier Fesser...y creo no ser el único.

Yo al menos salí del cine muy satisfecho...y con ganas de volver a sumergirme en esos tebeos que amenizaron muchos ratos en mi adolescencia. Con lo cual, Las aventuras de Tintín funciona perfectamente como homenaje apto para los tintinólgos y como reclamo para los neófitos. Y es que tebeos con tanta calidad y atractivo como los que salían de la imaginación de Hergé nunca pueden pasar de moda.

lunes, 7 de noviembre de 2011

A quién no votaré el 20-N

Al miembro del PSOE que a lo largo de su carrera ha ostentado los siguientes cargos: Director del Gabinete Técnico de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación (1982-85), Director general de Enseñanza Universitaria (1985-86), Secretario General de Educación (1986-88), Secretario de Estado de Educación (1988-1992), Ministro de Educación (1992-93), Ministro de la Presidencia (1993-96), Portavoz en el Congreso de los Diputados (2004-2006), Ministro de Interior (2006-11) y Vicepresidente Primero y Portavoz del Gobierno (2010-2011).

Al único común denominador del caso GAL, la LOGSE, el caso Faisán y la manipulación inmoral, política, partidista y demagoga realizada después del 11-M.

Al único hombre que ha estado en los dos Gobiernos socialistas que ha tenido España desde la restauración de la democracia y cuyas legislaturas quedan ya para la Historia salpicadas de bochornosos despropósitos y desvergüenzas.

Al líder del partido que, nuevamente, ha sumido a este país en un marasmo de desproporcionada magnitud y cuyos efectos se sufrirán por lustros.

Al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno en cuyos mítines, a falta de honradez e ideas realistas, combina ocurrencia, desfachatez y demagogia con la suficiencia que da la experiencia. 

Al hombre que aúna y sintetiza los peores rasgos de dos enemigos íntimos como son el "Felipismo" y "Zapaterismo".


Y si alguien a estas alturas del artículo no entiende los motivos que me llevarán a no votarlo, mejor que se eche una siesta.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Alguien pagó a la madre del Cuco

Ya no basta con carroñear más allá de todo amarillismo los crímenes y demás sucesos luctuosos. Ahora hay que rentabilizarlos hasta lo nauseabundo. Hay que hacer hueco para el dinero. Fuera pues escrúpulos, principios y cualquier atisbo de ética.

Esto es algo que desde hace tiempo hacen todas las cadenas, con más o menos sutileza. En el caso de Telecirco, esa cadena que ha hecho de la basura un pilar capital de su ideario y programación, con muy poca y empeorando. Y les funciona. Ahí están los datos de audiencia. Yo no voy a valorar los gustos de miles de personas, del mismo modo que no valoraría parafilias. España, país de coprófilos televisivos.

Lo que sí voy a ponderar es la dignidad y la ética profesional y, especialmente, humana de quienes no sólo acceden a perpetrar un sucedáneo de "entrevista" a una irrelevante madre de un cobarde delincuente cómplice de un repugnante y cobarde asesinato, sino que además le pagan más de 9.000 euros por ello. Es  infame, por varios motivos:
  1. Con la que está cayendo económicamente, pagar ese dineral a una mengana para que se preste a contar, sin dar literalmente la cara, un tropel de cosas irrelevantes sobre el más insignificante de todos los implicados en el asesinato de una chica...debería ser motivo más que suficiente para, como mínimo, multar ejemplarmente a la cadena y la productora de "La Escoria". Millones de españoles en el paro, otros tantos sobreviviendo con míseros sueldos y en la televisión se sigue despilfarrando el dinero pagando a gentuza. Así nos va.
  2. Desde el punto de vista periodístico, jactarse de una entrevista como ésta, sólo puede hacerlo alguien que no entienda ni respete qué es el periodismo.Del mismo modo que indignarse por las críticas recibidas como consecuencia de ello sólo está al alcance de alguien que no entienda qué es la ética ni la moral. Claro que de gente como "Carapicada" González uno puede esperar lecciones de demagogia, histerismo o sexo homosexual, pero no de periodismo, ética, vergüenza o moral. Lo perpetrado el sábado noche es una muestra más de que en España el ¿periodismo? está en la UCI y con mala pinta.
  3. Desde el punto de vista televisivo, yo me pregunto cuál es el concepto de calidad que se tiene ahora mismo en las productoras de televisión en España. En serio. Miedo me da imaginar qué será lo próximo que ofrecerán nuestras cadenas en general y Telecirco en particular: ¿Una defecación en directo? ¿El vídeo completo de un legrado en prime time? ¿Un reality show en el que convivan zoofílicos, pedófilos y necrófilos? ¿Un programa de suicidios televisados? ¿Un Gran Hermano donde se decida qué concursantes mueren? ¿Un concurso de ventosidades? Iba a decir un programa donde se hable con los parientes muertos, pero eso ya lo hacen. Tela.
Yo no voy a pedir aquí que arrasen hasta los cimientos los estudios de cierta cadena, aunque se lo merezcan. Yo no voy a pedir aquí que se cree un impuesto que viole en lo económico a productoras como la que es capaz de pagar miles de euros a una anodina fulana que bastante tiene con no haber abortado cuando tuvo a su hijo, aunque se lo merezcan. Yo no voy a pedir aquí que se convierta en piñatas humanas a quienes posibilitan, participan o alardean de participar en espectáculos tan lamentables como el que propicia este artículo, aunque se lo merezcan. Yo no voy a pedir aquí que se retire la licencia de emisión a cadenas que el 90% de lo que emiten es basura (y el 10% restante, excepciones que confirman la regla), aunque se lo merezcan. 

No. Lo que voy a pedir desde aquí es algo muy sencillo y que espero que cunda: La eliminación manual en nuestros aparatos de televisión del canal donde emite "Telecinco". Simple. Efectivo. Merecidísmo.

Una última reflexión: ¿Estamos locos o qué?

(PD: No, yo no vi la entrevista ni el programa. Mi vida se merece algo mejor)

lunes, 31 de octubre de 2011

¿(Por) Fin?

He dejado pasar unos días sólo para escribir con un poco de tranquilidad sobre este tema, hoy ya archimanido. Hablo del famoso comunicado de ETA del pasado día 20. Un papel, un texto, una declaración que es mejor que nada, cierto, pero que es innegable y perversamente insuficiente.

Si hay gente que prefiere tirar las campanas al vuelo y descorchar champán, cava o chacolí para celebrar el fin del terrorismo y el inicio de la paz en España, está en su perfecto derecho. Pero lamentable y objetivamente, sigue sin tener un motivo constatable para ello. Ese grupo de asesinos no ha dicho ni tan siquiera insinuado que se vaya a disolver, ni que los criminales que integran sus filas vayan a presentarse voluntariamente ante la Justicia, ni que vayan a entregar su arsenal y toda la documentación relacionada con sus acciones terroristas. Y no lo ha dicho porque simplemente no lo van a hacer.

No hay arrepentimiento ni convencimiento ni reflexión. No hay un motivo "humanitario" ni moral que lo impulse

¿Por qué entonces el comunicado? Porque esos lunáticos bastardos han descubierto que hacer del terrorismo una amenaza potencial, latente, soterrada, y emplearla como única alternativa posible a sus aspiraciones políticas (acercamiento de presos, autodeterminación, amnistía, etc.) en un hipotético escenario de negociación es un elemento quizás incluso más poderoso que el terrorismo como realidad y amenaza activa. En resumen, lo que ETA está planteando es lo siguiente: "Yo dejo de matar, pero tú haz lo que yo quiero. Y si no lo haces..." Y todo el país sabe cómo finaliza la frase. Si hay alguien que no lo quiere ver, o es un iluso o simplemente no se ha enterado de qué va el asunto.

¿Cómo se ha llegado a esto? Por un lado, por una inusitada sed de poder alentada por el deleznable aunque incontestable éxito electoral de Bildu en los últimos comicios locales y regionales. Por otro, por la debilidad en la que se halla el grupo terrorista gracias a la firmeza democrática y a la irregular, discutible pero a la postre efectiva labor de la Policía y la Guardia Civil. Una irónica coyuntura que ETA quiere convertir en una oportunidad fenomenal para sus propios intereses.

Estamos asistiendo a una descomunal parafernalia, a una exhibición de retórica y lógica envenenadas y demenciales que intentan persuadir, confundir, equivocar sin más intención que la de encubrir lo que hay detrás de todo: Un nuevo chantaje, táctico y enfermizo, a todo un país. ETA no ha renunciado a sus objetivos. Sólo y condicionalmente a las formas.

Me parece absurdo que haya gente que se alegre de todo esto como si ETA nos estuviera haciendo un inmenso favor o fuera un "detallazo" digno de reconocimiento. A esos asesinos no hay nada que agradecerles ni estamos en deuda con ellos ni se merecen recompensa alguna. Lo que no obtuvieron con el asesinato y el miedo no pueden obtenerlo ahora por el mero hecho de que no les interese (o actualmente no puedan) asesinar o atemorizar.

¿Cuál es el final de ETA que espero? El que deje a sus asesinos sin armas, sin dinero y sin libertad. El final que honre a los asesinados como vencedores y castigue a los que dispararon, detonaron o secuestraron como vencidos.

Cualquier otro final no será tal.

martes, 18 de octubre de 2011

Ocurrencia Internacional de Paz

Media sonrisa. Eso es lo que me provoca la Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián. Media porque, de primeras, me entra casi la risa. Media porque, en el fondo, nada de esto tiene gracia. 

Dejando a un lado lo rimbombante y pretencioso del sarao y obviando la demagogia de baratillo, lo que queda es una performance digna del teatro del absurdo , un sketch de humor negro, una escenificación de corbata y boato de las proverbiales reivindicaciones del grupo terrorista ETA.

La primera conclusión que se puede extraer es que hay más gente de la que yo creía dispuesta a dejarse enajenar por la gramática y la retórica de los asesinos. Esta banda de criminales sanguinarios, desde el principio de su macabra historia, ha jugado ya sólo con el léxico para identificar, aunque sea inconscientemente, lo que es únicamente terrorista con un conflicto bélico. De ahí, por ejemplo, el empleo de términos netamente militares como "comandos" para hablar de los diferentes grupos de etarras. Por eso no extraña que, desde la óptica terrorista y aledaños, se trate este asunto como un problema entre "bandos". Pero, como digo, yo creía que los locos eran los únicos que se creían sus propias locuras...hasta la Conferencia de San Sebastián. Dicen que la ignorancia es osada; los ponentes internacionales que han participado en este esperpento deben ser los más valientes del planeta. Lo que está sufriendo España en general y el País Vasco en particular no es una guerra ni un "conflicto armado" ni una refriega militar. No estamos ni en Irlanda, ni en Yugoslavia, ni en Kosovo, ni en  Somalia ni en Libia. Esto es España y aquí no hay guerra: Hay una banda terrorista que asesina e inocentes que mueren. Ojalá hubiera "conflicto armado", porque así se podría haber devuelto golpe por golpe a esa gentuza miserable. Ojalá. Pero no. Esto es España y aquí, por suerte o por desgracia, a los terroristas se les persigue con la Ley en  la mano; no con pistolas, rifles, tanques o cazas. Esto es España y aquí no hay ningún "Ejército de Liberación" luchando para sacudirse el yugo de un Estado opresor y represor, sino una banda de terroristas que convirtieron unas ensoñaciones políticas (delirantes pero respetables) en una excusa para diezmar a un país a sangre y fuego. Esto es España y el último "conflicto armado" que sufrió el país acabó en 1939. Esto es España y aquí los únicos héroes no son los de las capuchas ni los que berrean detrás de una pancarta, sino los que resisten al miedo y pagan con su vida la libertad de toda una sociedad. Me habría encantado que los Jonathan Powell, Gerry Adams, Bertie Ahern, Kofi Annan, Gro Harlem Brundtland y Pierre Joxe se hubieran molestado en saber todo esto antes de abrir la boca y dejar en el aire la duda de si realmente son gilipollas o sólo lo parecen.

La segunda conclusión es que parece que ETA y sus compañeros ideológicos han apostado por una vía político-diplomática para la consecución de sus más que discutibles pretensiones políticas (acercamiento de presos, autodeterminación/independencia, anexión de Navarra...). Y esto sería una fenomenal noticia de no ser por lo siguiente: 1) Esa acción no deriva del convencimiento y la retractación, sino del puro interés; 2) El auge político del que actualmente gozan los "paladines abertzales" (Sortu, Bildu y demás siglas) es el resultado de un ruin y tácito chantaje, "O esto o volvemos a las pistolas y las bombas", es decir: "O negocias como yo quiero o te mato" y así no funcionan las cosas en democracia; 3) Sea como fuere, esa supuesta "decisión" llega más de 800 muertos tarde.

La tercera conclusión proviene de esa injustificable, humillante y vergonzosa equidistancia e igualdad con la que se quiere revestir todo este "proceso". Utilizar el término "víctima" tanto para los asesinados, heridos, extorsionados y secuestrados por ETA como para los asesinos, hirientes, extorsionistas, secuestradores y sus familias...equiparar como interlocutores válidos a Gobiernos democráticos y un grupo terrorista...igualar los efectos de un asesinato con los de un encarcelamiento...homologar un problema de terrorismo con un conflicto bélico...A alguien se le ha ido la chapela.

A mí, el despropósito perpetrado en San Sebastián, me parece tan bochornoso, aberrante y ridículo como si Hitler hubiera tenido a bien realizar allá por 1944 una solemne declaración en la que pidiera a los judíos el cese de hostilidades y la mediación internacional para consensuar el reconocimiento de la supremacía aria. 

¿Qué me habría gustado escuchar de boca de los ponentes de la Conferencia? Pues sencillamente que lo único que puede, debe y tiene que hacer ETA es entregar todo su armamento, rendir cuentas ante la Justicia y desaparecer. ¿Tan complicado es?

Por todo ello, aunque se pueda alegar una tonelada de buena intención en lo vivido en San Sebastián, eso, más que una Conferencia Internacional de Paz, ha sido una ridícula, lamentable y patética Ocurrencia. ¿De quién? De los que antes mataban y ahora cuentan votos. De ésos.


(PD:Si alguien quiere ver algo serio y más que interesante sobre este asunto, recomiendo que vea el fantástico trabajo de Jordi Evolé en el reportaje: "Borrando a ETA")

lunes, 17 de octubre de 2011

"Red Dead Redemption": Más allá de un simple juego

"Yo no sé si los videojuegos están considerados un arte, pero, por títulos como el de marras, deberían serlo con el mismo merecimiento que, por ejemplo, el cine". Así comenzaba, hace poco más de un año, un artículo que dediqué a esa impresionante obra llamada "Heavy Rain". Y, una vez más, tengo un excelente motivo para reafirmarme en lo dicho entonces: "Red Dead Redemption".

Como videojuego, cumple sobradamente con los requisitos de entretener, evadir y...maravillar con todos sus asombros y cuidadísimos logros técnicos (de esos que dan merecida fama a las llamadas "consolas de séptima generación"). Por eso, no es de extrañar la montaña de alabanzas de crítica y "público" que ha cosechado desde que Rockstar Games lo lanzó en mayo de 2010. Pero es que "Read Dead Redemption" no se puede ni se debe considerar un simple (y excelente) videojuego más

Esta epopeya, ambientada en un ficcionado pero fácilmente reconocible Lejano Oeste, convierte al jugador en simultáneo protagonista y testigo del colosal camino de redención emprendido por el forajido John Marston; una senda cargada de polvo, plomo y sangre en la que lo que comienza siendo una historia casi anónima e íntima va adquiriendo, hazaña a hazaña, unas dimensiones épicas y universales hasta sublimarse como leyenda. "Impresionante" es el único adjetivo que me vino a la mente anoche, cuando terminé de jugar/presenciar esta maravilla. 

"Read Dead Redemption" tiene algo. Ese "extra" que distingue, magnifica y mitifica. Aúna el clasicismo de los mejores westerns de John Ford y Howard Hawks, la violencia trágica de los de Sam Peckinpah, la suciedad del "spaghetti", la desazón latente en el "crepuscular" y la sublimación casi Shakespeareana del "Sin perdón" de Eastwood. Y, comparándolo desde el punto de vista literario, está a medio camino entre Cormac McCarthy y Oakley Hall. En definitiva: Tan increíble que costaría creerlo si no lo acabara de jugar ayer. No en vano, su soberbio y acongojante desenlace, está, para mí, a la misma memorable altura del de películas como "Camino a la perdición", "Mystic River" o la ya citada "Sin perdón". Hay pocas obras de ficción (ya hablemos de juegos, películas o novelas) con la hondura y excelencia de esta joya creada por Rockstar.

Podría estar hablando durante horas sobre "Read Dead Redemption" (sus personajes, sus tramas, los temas que aborda, su evocación de ese crucial emplazamiento geográfico e histórico tan presente en el imaginario colectivo mundial como es el Oeste norteamericano...), pero prefiero guardármelo para mí con la esperanza de que, mientras degusto y jugueteo con los muchos y buenos recuerdos que me ha brindado, alguien se decida a aventurarse más allá de lo que es un excepcional videojuego.

jueves, 6 de octubre de 2011

La manzana que cambió al mundo

Ha muerto Steve Jobs. El gran (r)evolucionador del mundo tecnológico de nuestro tiempo, el individuo que cambió a toda una sociedad, el "loco" que transformó las visiones en realidades, el hombre que aunó talento, carisma, ambición y convicción para situar a Apple como una de las empresas/marcas más famosas y poderosas de todo el orbe y hacer de su nombre una referencia entre las celebridades más importantes del siglo XX y XXI, ha muerto.

Podría glosar aquí toda su impresionante vida, sus increíbles innovaciones tecnológicas, su meteórica repercusión social o la fulgurante trayectoria de la empresa que Steve Jobs creó de la nada. Pero no lo voy a hacer por la sencilla razón de que, cuando alguien con este ingenio y con tan hondo calado en el mundo tal y como es actualmente, pocas palabras bastan y muchas sobran. Si Jobs no ha sido el Nikola Tesla de nuestra época, poco le ha faltado.

Prefiero recomendar la lectura de un precioso reportaje que se publicó en el último número del dominical XL Semanal ("El (verdadero) mundo de Steve Jobs") y que se vea, escuche y memorice cuanto dijo en esta soberbia y antológica conferencia, porque, por encima de Apple, Pixar y demás creaciones, ésta es, en mi opinión, la auténtica gran lección que nos dejó o, mejor dicho, nos regaló Steve Jobs:

 


Descanse en paz.

lunes, 3 de octubre de 2011

¡Zorra!

"Mamífero cánido de menos de un metro de longitud, incluida la cola, de hocico alargado y orejas empinadas, pelaje de color pardo rojizo y muy espeso, especialmente en la cola, de punta blanca. Es de costumbres crepusculares y nocturnas; abunda en España y caza con gran astucia toda clase de animales, incluso de corral". Cualquiera sabe, cuando escucha u oye el término "zorra" expelido a grito pelado o musitado con cara de leche cortada, que la persona que lo profiere está pensando en el vulpes vulpes cuando se dirige de estas maneras a una fémina. O, mejor dicho, que está enfatizando la astucia de la mujer en cuestión, habida cuenta de la proverbial cualidad asociada metafóricamente a los zorros en cuentos y fábulas desde hace siglos. Es decir, que de insulto, nada, y de menosprecio, menos. Un adjetivo calificativo y con mucha retranca cultural detrás, ojo.

Supongo que este razonamiento o algún sucedáneo del mismo es lo que ha debido pensar cierto juez para revocar la sentencia de un año de cárcel a un hombre por un delito de amenazas. El delincuente habrá visto los cielos abiertos cuando ese entogado de mente preclara haya considerado que llamar "zorra" a la madre de su hijo y a la sazón esposa no es insulto, menosprecio ni agravio. Así, tal cual. Dice la genial sentencia: "La realidad fáctica acreditada no reseña que el acusado vertiese alguna expresión que proyectase desprecio o menosprecio a la dignidad de la mujer o que fuera expresiva de una posición de dominio o exigente de sumisión". Con un par, sí señor. O sea, que este tipo, que, entre otras lindezas que había dedicado respecto a esta mujer, había dicho que la vería "en un cementerio en una caja de pino" o que tiene antecedentes por malos tratos, no pretende violentar a la parienta cuando se refiere a ella como "zorra". Nada. El inocente angelito es el nuevo Samaniego, tú. Y el remate de la sentencia: "incluso procede señalar que la expresión 'zorra' utilizada en el escrito del recurso, escuchada la grabación de la vista oral, no se utilizó por el acusado en términos de menosprecio o insulto, sino como descripción de un animal que debe actuar con especial precaución, a fin de detectar riesgos contra el mismo". Olé, olé y olé. Con dos cojones.

Hay que ser un portento, un auténtico campeón del raciocinio para entender "zorra" como una comparación con el literario Renard y no como un grosero sinónimo de "puta" en un contexto como el reseñado. ¡Qué sinapsis! ¡Qué lucidez! Y lo cierto es que no es la primera vez que este magistrado se exhibe ya que, por lo que parece, los colectivos de mujeres maltratadas están por hacerle un monumento: En 2010 revocó al menos 8 sentencias de violencia doméstica con el siguiente argumento: "no toda acción de violencia física en el seno de la pareja de la que resulte lesión leve para ésta debe considerarse necesaria y automáticamente violencia de género". Para aplaudir y no parar, oye.

Los antiguos egipcios temían al juicio de Osiris. Los griegos, al de Minos, Éaco y Radamantis. Los cristianos, al de Dios. Yo creo que los españoles, especialmente ellas, deberían temer más a este juez. Se preguntarán quién es. Una pista: El mismo fiera que secuestró una edición de "El Jueves" o instruyó maravillosamente (nótese la sorna) el 11-M. El único, el inigualable, el increíble...¡Juan del Olmo!

Yo, después de todo esto, sólo puedo decir que me encantaría encontrarme con este individuo para ensalzar sus cualidades como "mamífero rumiante doméstico, como de un metro de altura, ligero, esbelto, con pelo corto, áspero y a menudo rojizo, cuernos huecos, grandes, esquinados, nudosos y vueltos hacia atrás, un mechón de pelos largos colgante de la mandíbula inferior y cola muy corta" y enfatizar su condición de "residuo del alimento que, después de hecha la digestión, despide el cuerpo por el ano". Con el máximo de los respetos, ¿eh? No se vaya a pensar que le estoy insultando o menospreciando.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Simplemente "El árbol de la vida"

Densa, poética, hipnótica, conceptual, metafísica, trascendente, simbólica, abrumadora, reflexiva, visual, lírica, cuidada, extasiante, conmovedora, excelsa, incomparable, impactante...es muy difícil describir qué es "El árbol de la vida" porque la nueva película de Terrence Malick es un film que no sólo se ve, sino que se siente, se experimenta, se piensa

"The tree of life" es arte, puro arte. Visualmente, es una catarata de imágenes mayestáticas y sugerentes. Musicalmente, una fascinante sinfonía de sinfonías. Conceptualmente, un interesante laberinto de ideas y reflexiones más grandes que la propia existencia. Una hierofanía cinematográfica como nunca antes había visto. Si hay alguien capaz de manejar con maestría los recursos de un pintor, un compositor y un filósofo para hacer una película de las que te recuerdan que el cine es, por encima de todo, un arte, que a la evasión también puede llegarse por la reflexión y que no sólo la risa, el espanto y el llanto sino también el pensamiento tienen la llave de la catarsis, ése es Terrence Malick. Si hay una película capaz de condensar y ejemplificar soberbiamente todo eso, ésa es "El árbol de la vida".

Respeto y comprendo que haya gente que no entienda o aprecie una película como ésta, porque es radicalmente ajena y distinta a cualquier otra que pueda haber en cartelera e, incluso, a cualquier otra que se pueda ver a lo largo de la vida. Es una rareza tan superlativa en su propia idiosincrasia que para unos será una obra maestra y para otros una tomadura de pelo. Así que entiendo que haya espectadores que abandonen la sala sintiéndose estúpidos o estafados considerando que ellos han pagado por ver una película y no "eso". También entiendo que haya gente que no le guste o sepa valorar la pintura, la música, la escultura o la literatura. Cuando hablamos de arte, hay que estar preparado o, al menos, predispuesto. Para ello, la sensatez y la apertura de mente son una buena base. Pero carecer de una o ambas virtudes no es reprobable puesto que sólo son una lástima para quien las padece, por todas las cosas que se pierde y no es capaz de disfrutar.
 
No. "El árbol de la vida" no es una película más ni tampoco lo pretende. Es un film que te sitúa en un terreno totalmente ajeno a lo cotidiano, a lo mundanal, a lo previsible, a lo seguro, a lo descriptible. Te conecta directamente con el cosmos y con "lo sagrado", simultaneando el universo exterior con el interior hasta fusionarlos de una manera para la que yo no conozco el término adecuado. Habla de la vida en términos universales sí, pero también en términos íntimos; va desde lo más grande hasta lo más particular; de ahí la alternancia entre las escenas de pura cosmogonía con las de la familia de los O'Brien. Aborda cuestiones tan viejas como el ser humano y tan grandes como el universo. Cuestiones cuyas respuestas no se pueden codificar con palabras. La vida, la muerte; el nacimiento, el deceso; la creación, la destrucción; la alegría, el dolor; el amor, el odio; la compañía, la soledad; el todo, la nada; lo visible, lo invisible; la fe, la duda; lo profano, lo sagrado; la idea, la sensación; la determinación, el miedo; la certeza; la inseguridad; la realidad, el deseo; lo real, lo onírico; el pasado, el presente; el bien, el mal...todas estas dicotomías de contrarios son los ejes sobre los que gira todo cuanto existe y ocurre y, por ello, todas son pilares fundamentales de "El árbol de la vida". 


En resumen: Las raíces de este árbol están arraigadas en lo más profundo de nosotros: en nuestras mentes y almas, y a ellas y sólo a ellas habla Malick a través de un prodigioso festival de ideas y sensaciones.

¿Cómo acabé yo al finalizar la película? Pues impactado, con la cabeza llena de pensamientos y una inmensa sensación de pura paz...¿Y tú?

miércoles, 28 de septiembre de 2011

El rey del mambo

Alessio Rastani. ¿Les suena? Si no es así, no se preocupe, porque ustedes podrán dormir igual de plácidamente (o no). Según él y la BBC, es un bróker, un tahúr de los mercados financieros que se forra con el dudoso arte de la especulación. Es decir, que el tal Rastani pertenece a ese variopinto y selecto grupo de cabrones que son  los grandes culpables y, al mismo tiempo, beneficiados de la crisis económica mundial. Si a estas alturas ya se les han quitado las ganas de invitarle a su próximo cumpleaños, permanezcan atentos y sigan leyendo.

El pasado lunes este tipo se levantó con ganas de tocar lo que no suena. Quizás fuera por un complejo por el tamaño o la funcionalidad de su aparato reproductor, quizás fuera por la amargura resultante de vivir más dentro de un armario que los habitantes de Narnia, quizás la noche anterior alguna chica le dijo "Eres muy simpático pero yo sólo busco amistad", quizás el domingo se metió una maratón de programas de Telecinco vía satélite, quizás vio en YouTube un videoclip de Leticia Sabater...el caso es que se levantó con ánimo de dar por donde no da el sol. Así que cuando los rígidos, flemáticos y rigurosos periodistas de la BBC le entrevistaron a propósito del actual sarao financiero, Rastani se vino arriba y dijo lo que le salió del alma o del culamen, que viene a ser lo mismo en el caso de este personaje. ¿Qué dijo? Pues, básicamente, que el futuro pinta más negro que un apagón en Harlem y que los dueños del cotarro no son los dirigentes mundiales sino Goldman Sachs y demás.

Al margen de la cascada de reacciones, dudas y reflexiones que ha provocado el sujeto, yo no voy a caer en la tentación de alarmarme con sus provocaciones, porque eso es precisamente lo que agradecen los especuladores financieros: alarma, miedo, pánico, Falete en bañador...cualquier cosa que pueda convertir los mercados en el primer día de rebajas. A mercado revuelto, ganancia de especuladores. Y los mercados llevan revueltos mucho tiempo...y lo que queda.

Dejando aparte el enigma de si Rastani forma parte de los cachondos Yes Men o simplemente es un cretino que moja la cama soñando con ser Gordon Gekko, a nadie debería sorprender las obviedades que dijo porque a estas alturas de la película todo el mundo sabe que buena parte de la culpa de la virulencia y longevidad de la crisis la tiene el excesivo y colosal poder que han adquirido los mercados financieros y quienes los manipulan y sajan; un error alentado, cuando no consentido, por unos gobiernos más pendientes de vivir por encima de sus posibilidades y disimular el olor a muerto que de saber distinguir entre una ola y un tsunami. Igualmente, sabido es que si no se toman medidas drásticas y radicales (por muy impopulares que puedan ser), los dirigentes de todo el orbe van a ser la orquesta del Titanic. O se amputa la pierna o el paciente se muere.

En resumen, que mejor preocuparnos de arreglar esto cuanto antes y no de escandalizarnos por lo que diga un cínico que se cree el rey del mambo y lo único que se puede decir de él...ya lo dijeron en su día Terrance y Philip...

(PD: De las declaraciones del presidente Obama sobre la crisis y Europa, sólo me limitaré a decir que EEUU ya tiene al sucesor de Eddie Murphy como rey de la comedia negra)