sábado, 31 de diciembre de 2011

Cambio de año

Se va 2011. Un año que, como las mejores series y películas de intriga, se despide dejando muchas preguntas en el aire: ¿Servirá de algo el cambio de Gobierno? ¿Veremos en los próximos doce meses el comienzo del fin de la crisis? ¿Quién se alzará con el título de "Darth" en el PSOE? ¿Se convertirá la casa del Rey en una auténtica zarzuela? ¿Triunfará alguna nueva revolución popular? ¿Morirá algún tirano más (ojo a la racha: Bin Laden, Sadam Husein, Gafadi, Kim Jong-il)? ¿Cambiará de color Estados Unidos? ¿Nos acojonaremos con algún nuevo desastre natural? ¿Logrará el CERN explicar el peinado de Punset?¿Volverá el Barça a ganarlo todo? ¿Cuántas medallas obtendremos en los Juegos Olímpicos? ¿Ganará España otra vez la Eurocopa? ¿Conseguirán los colchoneros olvidar que los mandatarios del Atlético de Madrid son lo suficientemente gilipollas como para fichar a una calamidad llamada Gregorio Manzano?¿Continuarán siendo las series extranjeras la salvación de la programación televisiva? ¿Seguirá emitiendo auténtica basura Telecinco? ¿Tiene sentido el canal de Intereconomía ahora que España es color azul popular? ¿Qué hacía Hulk Hogan con el aceite: se lo untaba o lo perdía? ¿Volverá a participar Remedios Cervantes en un concurso de televisión? ¿Tendrán razón los mayas?...

Dejando a un lado todas esas cuestiones, yo sólo le pido a 2012 que nos traiga 365 motivos para sentirnos afortunados y salud suficiente para disfrutar de todos ellos...y, en lo personal, que todo siga como hasta ahora...o mejor.

Para acabar, me gustaría poner aquí unas palabras de un tal Gandhi que son estupendas para una fecha como hoy, tan llena de propósitos y replanteamientos. Resulta que en una ocasión le preguntaron a este sabio cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y su respuesta fue la siguiente: "La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad. La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente se enoja, si yo me enojo; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido. La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.”

Olé.

3 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Me quedo con tu primera pregunta. De momento el cambio de gobierno va a servir para subir el IRPF, abaratar los despidos, congelar el salario mínimo, joder aún más a los funcionarios... y más cositas que irán saliendo. Y pensar que millones de españoles han votado esto... en fin, me callo porque podría estar horas despotricando.

FELIZ AÑO!!!

VícToR dijo...

FELIZ AÑO 2012 para ti y todos los lectores del blog!

Un abrazo

Heimdall dijo...

Kassiopea, creo que, por lo que dices, te gustará el artículo de "Las desvergüenzas"...

¡Feliz Año, Víctor! :)