viernes, 23 de febrero de 2018

En la muerte de Forges

Hace casi seis años, escribí tras morir Mingote. Ahora escribo a rebufo del fallecimiento de Forges, el otro ilustre humorista gráfico que hacía de cada viñeta no sólo un brillante y agudo editorial sino además una ventana a la condición humana en general y la española en particular. De mi trinidad de genios del humor gráfico, ya sólo queda vivo El Roto. Toco madera.

Antonio Fraguas es/era de esa clase de personas cuyo mayor don no sólo consistía en saber mirar sino en tener la destreza suficiente para contar lo que ven mejor que la mayoría. Forges aunaba ingenio y humanidad para encerrar en el corto espacio de una viñeta mensajes monumentales o meras guasas, pero siempre enraizadas en la realidad y encontrando en el lector la complicidad suficiente. Era un viñetista lo suficientemente listo para no tomar por tonto al personal y así se explica parte de su celebridad y éxito. El resto se explica con una sola palabra: genio, porque sólo así se puede denominar a quien fue al mismo tiempo artista, cronista y conciencia.

Si la memoria no me flaquea, la primera vez que vi una viñeta de Forges fue de crío, en un cuadro enmarcado que estaba en la habitación de mi tío. Luego ya, con el paso de los años, el talento de este fuera de serie dejó un reguero excepcional en la prensa (El Mundo y El País) y ahí le fui siguiendo la pista. A un tipo con 250.000 viñetas a su espalda sólo lo pierdes de vista deliberadamente. No es mi caso.

Los méritos de Fraguas son muchos y no sólo en el campo del humorismo gráfico (ahí están sus aportaciones "léxicas"). Quizá el mayor de ellos sea haber representado mejor que nadie el sentir de muchos españoles respecto a ese mundo y ese país que tanto les duele y desespera, pero sin renunciar nunca a dejar de propina una sonrisa balsámica. Y es que este artista resultó tan sumamente cercano porque siempre estuvo pegado a la realidad y, sobre todo, a lo que significa la palabra "humanidad", haciendo patente su compromiso con los desfavorecidos cuando la ocasión lo requería. Todas las causas justas tuvieron en él un excelente vocero y un fenomenal cómplice. Porque lo que resulta incuestionable en Forges es que contó verdades como puños a través de unos personajes fácilmente reconocibles, quienes, más que trasuntos suyos, lo fueron de esa "inmensa minoría", que diría Juan Ramón Jiménez. Por eso, Forges pidió la voz y la palabra para poner en negro sobre blanco nuestras cosas, formando así un inmenso collage de la historia oficial y cotidiana de España durante cerca de medio siglo. Por eso, Antonio Fraguas siempre fue y será algo más que un excelente viñetista.

En fin. Es una auténtica pena la muerte de alguien que puso el ingenio al servicio del humor. Tras él, España tiene menos motivos para sonreír y la prensa un hueco en blanco que nadie conseguirá llenar. Descanse en paz.

Un partido de seis minutos

Cuando haces las cosas bien y en su debido momento, luego sueles tener tiempo libre. El Atlético de Madrid hizo las cosas bien en Dinamarca en la ida de la eliminatoria de su estreno en Europa League. Le sobraban noventa minutos, los de la vuelta en el estadio Metropolitano. Afortunadamente para las de más cuarenta mil almas congregadas en la monumental fresquera, esto no se notó durante seis minutos, los que tardó Gameiro en dejar un poco más atrás el sarcástico mote de "Falleiro" con un golazo desde la frontal. Ahí se acabó todo; al menos todo lo relevante en lo estrictamente futbolístico, dado que lo más ofensivo del Copenhague fueron sus hinchas, quienes de cuando en cuando cantaban "Pu*a Atlético-Pu*a Atlético" pasándose por sus Hamlets el respect que circundaba el césped. Por eso, el encuentro tuvo más de resistencia al tedio y al frío que de competición digna de interés. Cómo sería la cosa que corriendo el minuto 73 ya había aficionados enfilando la salida para llegar al hogar, dulce hogar. 

Con esa especie de pachanga al fresco sobre el terreno de juego, lo más noticiable estuvo en la gestión que la afición hizo del caso Simeone-Torres, demostrando que por mucha falta de tacto del Cholo, por mucha cizaña que siembre el entorno de Torres y por muchas portadas que perpetre MARCA, la hinchada rojiblanca no está para guerras civiles ni cismas ni divorcios. Entrenador y jugador fueron ovacionados por igual al anunciarse la alineación y coreados salomónicamente durante el partido. Los atléticos sólo sabemos una cosa: honrar a nuestras leyendas. Y Simeone y Torres lo son. Punto. 

Por lo demás, muy poco que reseñar: Gabi demostró por qué ha perdido la titularidad, Koke evidenció que de resurrección actualmente sólo tiene el apellido, Gameiro confirmó que su retorno al mundo de los vivos va por buen camino y Torres, para desilusión de la hinchada, fue víctima una vez más de la impotencia que le persigue cuando al Cholo le da por hacerlo jugar. Tampoco es que la exigencia del partido admitiera muchas más pegas, toda vez que lo exhibido por ambos conjuntos en el césped fue de un nivel "Me importa un Carrasco".

Por todo eso, lo mejor del encuentro fue volver al calor del hogar habiendo finiquitado con solvencia una eliminatoria de la competeción llamada a borrar los amargores de la eliminación en Champions y Copa del Rey esta temporada. ¡Aúpa Atleti!

jueves, 22 de febrero de 2018

El caso Simeone-Torres

Dos no se pelean si uno no quiere. Aquí, parece ser, que ambos quieren. Uno por acción y otro por omisión. El uno es Diego Pablo Simeone, el otro, Fernando Torres. Ambos, leyendas vivas del Atlético de Madrid. Ambos, protagonistas (otra vez) de una innecesaria y contraproducente polémica en uno de los momentos más inconvenientes de la temporada.

Yo nunca he sido particularmente "torrista" pero sí he sido y soy enemigo de los agravios comparativos, las incoherencias y la hipocresía. Así que, en todo este sarao, estoy más cerca de reprochar al "Cholo" que de atizar al "Niño".

Fernando Torres se fue del Atleti cuando se le quedó pequeño y mediocre y regresó, en un canto del cisne entrañable y romántico, a un equipo que estaba a la altura más del Torres del pasado que del Torres del presente. Se puede decir que los mejores momentos de Torres y del Atleti nunca han estado sincronizados en el tiempo y el espacio, por mucho que sí lo estén en el corazón y la memoria de la hinchada. Pese a su indudable declive físico (el fuenlabreño es la versión colchonera de "Cid Campeador postmortem"), ese que impide desgraciada e irremediablemente volver a ver su versión "crack mundial", Torres ha tenido en mi opinión un comportamiento ejemplar dentro y fuera del césped, sin poner nunca en ningún compromiso a nadie, derrochando elegancia, prudencia, discreción y respeto. Sí, el actual Torres se cae, no llega o falla. Y eso, en un equipo donde la competitividad es caníbal, penaliza especialmente. Por eso creo que habría sido interesante poder ver si "El Niño", en su crepúsculo, hubiera sabido reinventarse útilmente en rol y juego, como por ejemplo ha hecho estupendamente Pau Gasol en San Antonio. Digo "habría sido" porque no ha habido opción. Una imposibilidad que se debe, por un lado, a la propia dinámica competitiva y exigente del actual Atlético (Costa, Griezmann y Gameiro...) y, por otro, a que tiene en el entrenador a un enemigo íntimo. Torres no está para titular pero obviamente sí se ha merecido más respeto y oportunidades. Lo único que se le puede reprochar a Torres es no haber puesto en cuarentena a ese entorno tóxico que tiene (bocazas incendiarios como Antonio Sanz, cretinos repugnantes como Matallanas...) para haber evitado que al entrenador se le calienten las maneras. Pero, independientemente de eso, Fernando Torres se merece el mayor de los respetos y el más absoluto de los agradadecimientos en el fondo y en las formas, porque es con todo merecimiento un tipo a la altura de Aragonés, Gárate, Adelardo y cía. Algo que parece haber olvidado Simeone.

Diego Pablo "Cholo" Simeone es mesías, chamán, terapeuta, mariscal, Papa y presidente de facto del Atlético de Madrid. Por eso es, tras el mítico Luis Aragonés, el mejor entrenador imaginable para el Atleti. Gracias a él, el club está donde está, a pesar de sus dirigentes. Gracias a Simeone, Fernando Torres tuvo un gran club al que volver. Tan "sencillo" como eso. Por tanto, Simeone es otro miembro, como el fuenlabreño, del club de tipos a los que cualquier aficionado colchonero debe estar eternamente agradecido y concederle el máximo de los respetos a perpetuidad. El problema con Simeone es que se ha creído Simeone. Así, el "Cholo" ha ido perdiendo en los últimos tiempos bastante naturalidad, coherencia y humildad (que es algo muy distinto a la falsa modestia). A su estilo, el Cholo está hoy más cerca del infame Mourinho que del tipo que obró con el equipo rojiblanco un milagro digno de Lourdes. ¿Mal de altura? Quizá. Lo cierto es que su relación con Torres cada día me recuerda más a la que tuvo el asqueroso portugués con Íker Casillas, la cual todo el mundo sabe cómo acabó. Creo sinceramente que Simeone no lleva nada bien el inmenso halo admirativo que rodea a Fernando Torres y no creo que se deba a que eso pueda suponer un menosprecio a sus compañeros o un motivo de distracción para el grupo sino a que Simeone no quiere compartir pedestal, una reacción, por otro lado, profundamente humana y más en alguien tan competitivo como el "Cholo". Pero el tema no está en que Simeone tenga más o menos envidia a Torres, sino en que los argumentos que utiliza para menospreciarlo se convierten en agravios comparativos.

Torres no necesita que Simeone ni nadie dé la cara por él o le facilite su estancia en el Atleti. Ahora mismo, no se me ocurre ningún jugador rojiblanco más laureado que Torres ni ninguno en activo que represente mejor que él los valores del Atlético. Alguien así no necesita defensores...pero tampoco hipócritas. Y sí, con esto me estoy refiriendo al Cholo y sus argumentos para respaldar el menosprecio a Torres. Argumentos con los que estaría absolutamente de acuerdo...si se aplicaran sin excepciones. Me explico: si la edad ha mermado físicamente a Torres hasta hacerlo poco "competitivo" ¿me explica alguien por qué Gabi sigue aún contando con el favor de Simeone cuando está para no salir del banquillo?; si el rendimiento en el césped es el listón para dar o quitar oportunidades ¿me explica alguien por qué Koke no tiene un asiento reservado en la grada en las últimas temporadas?; si Simeone no se casa con nadie ¿me explica alguien por qué Correa parece ser innegociable cuando el voluntarioso chaval hace bien una de cada cien cosas que intenta? Está claro que todas las personas nos movemos por filias y fobias. Tan claro como que la última de etapa como jugador de Fernando Torres en el Atlético de Madrid está llegando a su fin. Por eso, sería no sólo sano sino imprescindible que a alguien que lo ha dado todo por este escudo aun cuando no vestía la rojiblanca se le tuviera el respeto suficiente para no ser injustos con él y amargar su ocaso. Entre la titularidad indiscutible y el desdén injustificable hay un término medio que se presenta como lo más higiénico y deseable para no seguir alimentando a haters de Simeone o de Torres ni a los medios de propaganda madridistas en un momento de la temporada que requiere concentración y estabilidad en beneficio de todos. Y esto, el primero que debería verlo es el propio "Cholo", quien está siendo injusto con Torres por la vía del agravio comparativo. Además, a Simeone no le conviene ser injusto con nadie, principalmente porque la afición no lo es con él. ¿Alguien le ha arrojado a la cara sus Vieto, Gaitán, Kranevitter y demás all stars? ¿Alguien le ha reprochado continuamente sus planteamientos miedicas en partidos decisivos? Pues eso. 

En fin. Es una pena que dos auténticos mitos del Atleti sean protagonistas de una polémica que no hace ningún bien ni a ellos ni al club ni a la afición. Con lo fácil que es no pelearse.

lunes, 19 de febrero de 2018

Todo menos penalti

Dos partidos por el precio de uno y una victoria con sabor a parricidio. Así se podría resumir el encuentro Atlético de Madrid - Athletic de Bilbao que se saldó con un 2-0 a favor los locales pero escaso teniendo en cuenta el despliegue de méritos rojiblancos.

Como decía, la hinchada que llenó ayer el Metropolitano pudo ver por el precio de una entrada dos partidos contra dos rivales diferentes, según la parte en que nos fijemos. Doble sesión vespertina. 
En los primeros 45 minutos, si hubo alguien que estuvo presente en los pensamientos de la afición colchonera fueron la madre y el padre (no haré discriminación por sexo) de González González, quien evidenció sin nocturnidad pero con alevosía que es más fácil ver un penalti a favor del Atleti que un buen árbitro en un partido de la LFP. Así las cosas, tirando de incompetencia y chulería, el colegiado decidió erigirse en el gran rival del entonado conjunto madrileño ante el desempeño de los visitantes vizcaínos, el cual era tan atractivo como un festival de jotas maoríes. González González demostró por un lado que su relación con el reglamento es aún peor que la que tiene con Diego Costa y, por otro, que si eres cretino crónico el arbitraje es una magnífica salida laboral en España. Penaltis sin pitar, tarjetas sin sacar, faltas sin sancionar...un auténtico monstruo que llevó al graderío a padecer coprolalia y al equipo local a dudar entre cortarse las venas o cortárselas al árbitro.
En los restantes 45 minutos, con González González reducido a meros y nefastos cameos, el gran rival fue el propio tiempo cronológico porque había el peligro de que el incontestable buen hacer del Atleti quedara sin premio ante unos leones más propios de un circo que de San Mamés, teniendo en cuenta que hacían menos daño que una patada de un recién nacido (un Athletic sin Aritz Adúriz ni Raúl García es como una pistola sin balas). Quizá por eso, por aburrimiento o por entrar en calor, Oblak decidió parar el crono y la respiración de todo el personal al transformar un lío en dos recortes de los que ponen a prueba los desfibriladores que hay repartidos en los vomitorios del Metropolitano. El inesperado show de Oblak con los pies fue la mecha que hizo saltar por los aires el empate y llevó la justicia a un marcador que pudo y debió ser más amplio a favor de los locales. 

El Atlético no hizo un partido espectacular pero sí uno muy sólido, como en los buenos ¿viejos? tiempos. Gracias a eso, se pudieron ver bastantes buenas jugadas firmadas por los locales y a muchos jugadores demostrando por qué merecen la titularidad. Por eso, sería casi obsceno señalar para bien o para mal a algún jugador en detrimento del resto. El Atleti fue ayer lo que quiere Simeone y lo que premia el aficionado: un equipo que lo da todo en el campo para ganar. Y lo dio. Y ganó. Quizá el mejor termómetro del actual Atleti es Griezmann, que ayer volvió a dar un sensacional ejemplo de que se puede ser crack y obrero al mismo tiempo. Tal vez, mientras Koke siga sin resurrección, el francés sea la mejor opción para llevar el pánico a las líneas enemigas desde la mediapunta, teniendo en cuenta que la delantera con Costa y Gameiro parece bien cubierta hoy por hoy. Griezmann no marcó pero resultó decisivo para el triunfo de un equipo rojiblanco que ayer recordó a quien lo quiso olvidar que no sólo sabe pelear contra todos los elementos (arbitrajes, lesiones, etc) sino que además, cuando se pone, ofrece un fútbol tan agradable o más que la tarde que se quedó ayer en el Metropolitano con un 2-0 tras un partido en el que hubo de todo menos un penalti.    

domingo, 18 de febrero de 2018

El gran Bang-Bang

Este artículo no tiene nada que ver con la cosmología sino con la onomatopeya para simular el sonido de un disparo porque estas líneas no vienen motivadas por las profundidades del espacio sino por las de la condición humana.

Aclarado eso, me gustaría empezar con una breve reflexión: en el ataque a Pearl Harbor murieron más de 2.400 personas y EEUU lo utilizó como excusa para entrar en la 2ª Guerra Mundial y desequilibrar así la balanza en favor de los "aliados" (y de paso eclipsar el mérito de la URSS, que fue tan decisiva o más que la potencia norteamericana para parar al Reich nazi, y revitalizar la economía estadounidense a lomos de la industria armamentística); en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York murieron más de 3.000 seres humanos y EEUU lo empleó como casus beli contra el "terrorismo internacional" (llevando la guerra a Afganistán e Iraq en un chapucero intento para fortalecer sus intereses en ese avispero). Desde 2011, en EEUU el número de víctimas por bala ha superado los 200.000 y sólo en lo que va de 2018 las armas de fuego se han llevado por delante a más de 1.800 almas en yanquilandia. Hacer cuentas o prorratear estas cantidades por año, mes, semana o día pone los pelos de punta. ¿Qué tiene que pasar para que EEUU declare la guerra contra los tiroteos que desangran su propio país? ¿Sólo hay motivo para guerrear cuando el rival es otro y no uno mismo? ¿Sólo interesa lo bélico cuando detrás hay un posible beneficio económico?

Es cierto que EEUU es una nación que se forjó con una Biblia en una mano y un arma de fuego en otra y que las balas están presentes en el subconsciente colectivo y cotidiano yanqui de una forma muy arraigada debido a esos tiempos pretéritos en los que la paz terminaba más allá del umbral del "Hogar, dulce hogar". Pero eso no debe servir para convertir el contexto en excusa. En España, por ejemplo, también nos hemos dado de mecos entre propios o contra extraños a lo largo y ancho de la península y los siglos y no tenemos este problema con las armas (tenemos otros, como, por ejemplo, una concepción del sistema penal bastante ferial y contraproducente). No, el problema de EEUU no está sólo en que sus gentes son de gatillo rápido ni tampoco en la facilidad con la que cualquier iluminado puede adquirir una pistola, escopeta o fusil sino en que el lobby de las armas (Asociación Nacional del Rifle para los amigos) manda y mucho en EEUU (hasta el abominable Trump dijo hace no mucho que en él tenían un amigo) y cualquier cosa que perjudique sus intereses supone perder miles de dólares y votos. Habrá quien diga que también influye la "cultura de la violencia" (cajón de sastre en el que ciertos expertos mezclan videojuegos, ficción televisiva y telediarios), pero esa cultura tiene un alcance global y no hay ningún país que sufra este sindiós, descartando obviamente aquellos en los que las organizaciones criminales (como pasa en México) o las organizaciones paramilitares (tal y como sucede en varias regiones de África) o terroristas (véase Afganistán) hacen y deshacen a su antojo. No, el problema de las masacres en EEUU tiene que ver con la propia idiosincrasia yanqui. Es una especie de esquizofrenia que lleva a autolesionarse sin que nadie dé (o tenga el coraje suficiente para dar) con el tratamiento adecuado. Y es que el gran obstáculo contra el autoterrorismo estadounidense es la deliberada pasividad con la que se aborda porque parece que hacer algo para regular el acceso a las armas de fuego resulta algo antipatriótico. ¿Hay algo más antipatriota que cepillarse a conciudadanos?

Estos días corre por las redes un gráfico a medio camino entre el meme y el sarcasmo informativo según el cual si el terrorista es musulmán se prohiben visados, si es hispano se alzan muros en la frontera, si es afroamericano se aumenta el número de policías y prisiones y si es blanco pues todo se solucionan con "nuestros pensamientos y plegarias" están con las víctimas y sus familiares. Todas reacciones reales, todas erróneas. También hay algo de esto en los motivos por los que EEUU se autolesiona a tiro limpio: la condescendencia con la que, a la hora de la verdad, se aborda el asunto porque, más allá de liquidar al presunto culpable en el lugar de los hechos o en un centro penitenciario (y ojo que lo de pasaportar al hades a esos dementes me parece genial), parece que allí solucionan las cosas con mucho postureo lacrimógeno: memoriales floridos, declaraciones con rostro serio y palabras rimbombantes y tira millas...hasta la siguiente matanza. Esto, nos lleva a su vez a otro factor que tampoco hay que orillar a la hora de entender semejante bestialidad mortuoria: la prepotencia que lleva a EEUU a creerse pluscuamperfectos. Curiosa perfección la que provoca enterrar inocentes.

En fin. Que me encantaría que la futura muerte de Nikolas Cruz fuera el punto y final a los balazos en EEUU pero pensar que eso va a suceder es pecar de ingenuo. Esto sólo pasará cuando EEUU pase por el diván y asuma que su doctor Jeckyll tiene problema muy serio con el señor Hyde. Mientras tanto, el gran Bang estadounidense seguirá expandiéndose por el tiempo y el espacio de la misma forma que el cósmico. La diferencia es que éste trajo la vida y aquél sólo trae muerte.

domingo, 11 de febrero de 2018

La portavoza


Si el sueño de la razón produce monstruos, el del feminismo alumbra engendros. En contra de lo que podría parecer, no voy a dedicar el artículo a hacer ninguna semblanza o lapidación de Irene Montero porque siento el máximo respeto y admiración por alguien cuya oratoria rivaliza con la de Cicerón, cuyo corpus intelectual tiene único parangón en Kant y cuya valía deja en minucia a Clara Campoamor. No, ahora en serio, me parecería un abuso dedicar un artículo a cachondearme de esta mindundi que aspira a ser la versión "calimocho" de la siniestra Dolores Ibárruri cuando además la susodicha ya ha sido masacrada con guasa y sorna en las redes sociales. No. Hay cosas más importantes que ésa y que eso.

Cosas como por ejemplo denunciar el empobrecimiento y la intoxicación que la corrección política, la demagogia y la banalización electoralista de legítimas reivindicaciones están causando a un idioma tan rico, vivo y fértil como el español. Un síntoma claro de esto es la polémica parida de "los portavoces y las portavozas" perpetrada por Montero, la cual no deja de ser una anecdótica chorrada a añadir a esa galería de los horrores lingüísticos junto a "miembras", "jóvenas" y demás majaderías. Pero, como digo, es un síntoma de cómo la politización del lenguaje está echándolo a perder bajo una tromba de eufemismos estúpidos (ej: el otro día, TVE dijo "personas con capacidades diferentes" para hablar de discapacitados), palabros estrambóticos y desdoblamientos innecesarios. Innecesario, sí, porque no hay necesidad ninguna de convertir al femenino una palabra como "portavoz", cuyo lexema principal ("voz") ya es de género femenino.

Cosas como por ejemplo cuestionar la coherencia que lleva a diferenciar radicalmente entre sexos biológicos manipulando los géneros gramaticales de los sustantivos en aras de la consecución (legítima, necesaria, improrrogable, incuestionable y loable) de la igualdad material y efectiva de entre hombres y mujeres a nivel laboral, salarial y social. ¿Distinguir para igualar? ¿Separar para unir? Es como querer prepararte un colacao y verter la leche en un vaso y el cacao en otro. Sinceramente, me parece gilipollesca esta obsesión con desdoblar sustantivos que tienen algunos presuntos paladines de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. ¿Se soluciona la discriminación laboral, salarial y social retorciendo el lenguaje? ¿Se acaba con el machismo ampliando innecesariamente el diccionario? Honestamente, creo que si alguien se siente incómodo con un sustantivo de significado inclusivo sólo por el género de dicho sustantivo el asunto no tiene nada que ver con el antagonismo machismo-feminismo ni con la reivindicación de la igualdad ni con la visibilización de la mujer sino con un problema de tipo psicológico, como cualquier fobia o filia. Por ejemplo, yo me siento tan tranquilo y representado cuando alguien dice "la humanidad" o "la especie" como cuando se emplea "el ser humano" o "el hombre". Igual que no me salen sarpullidos si alguien me denomina como "periodista" ni entro en shock anafiláctico si se me califica como "urbanita" ni tengo una angina de pecho al sentirme aludido cuando alguien dice "hinchada colchonera". Querer ver problemas donde sólo hay palabras es como ver gigantes donde sólo hay molinos, y no precisamente por un empeño quijotesco sino por un cipitostio mental de quien confunde velocidad y tocino, churras y merinas, culo y témporas. De seguir las actuales trazas de querer dar soluciones gramaticales a problemas que requieren únicamente revulsivos legislativos y educativos, lo único que se va a conseguir es saturar y enfangar un idioma como el español y una lengua como la castellana. La igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres no pasa por reformar el diccionario ni la gramática española. Pasar por reformar leyes y conciencias. En ese sentido, flaco favor hace a la lucha por la igualdad entre sexos y la visibilización de la mujer quien dedica su esfuerzo y tiempo a juguetear con el idioma de una forma burda, cutre y chapucera. ¿Se imagina alguien cómo reaccionaría el personal en general y las pseudofeministas en particular si un grupo de hombres liderara una reacción "a la Tabarnia" y empezara a reclamar urbi et orbe el uso de vocablos inexistentes en género masculino como "periodisto", "poeto", "atleto", "articulisto", "estilisto", "cerebra", "taxisto", "criaturo", "persono" y paridas similares? Las mujeres no necesitan que cambien las voces del castellano sino que, como diría el poeta, se les dé la voz y la palabra...a ser posible no para decir memeces sino para demostrar que en este mundo no puede haber más discriminación que la basada en el mérito y la valía.

Cosas como por ejemplo aclarar a algunos tarugos y algunas lerdas que no es el diccionario de la RAE el que hace a la sociedad española sino que es la sociedad española la que hace al académico diccionario. Éste no es otra cosa que un recipiente que recoge y refleja nuestro idioma: va a rebufo de la sociedad, no en vanguardia. Por eso, sandeces como decir que el diccionario es machista y hay que cambiarlo no sólo evidencian un profundo desconocimiento de cómo funciona el asunto sino que equivocan el tiro y la diana. Cuando la sociedad cambie (y, ojo, debe cambiar), el diccionario cambiará. Punto. ¿Que es más fácil hacer críticas facilonas y demagogas que impulsar cambios legislativos que solucionen de raíz la discriminación contra las mujeres? También. Pero cada persona llega hasta donde se lo permite su vergüenza y su cerebro.

En resumen, si el verdadero feminismo (que es una cosa bien distinta al que reivindican las despelotadas de FEMEN y la "postureante" progresía española), ese que puede y debe implicar a cualquier mujer y hombre de bien, depende de gente como Irene Montero, apañado va.