lunes, 14 de marzo de 2011

No fue Godzilla

No es un fragmento de ninguna película de Godzilla, ni el devastador desenlace de un combate entre "mechas", ni el escenario del típico anime postapocalíptico, ni una secuencia de un film catastrófica al estilo de las de Roland Emmerich, ni una secuela de videojuegos tremebundos como "Disaster: Day of crisis". Lo parece. Lo increbíble es que no sea nada de eso, pero es la vida real. Es Japón devastado por un terremoto, un tsunami y un riesgo creciente de accidente nuclear. Viendo las terribles imágenes que se han propagado desde el viernes en todas direcciones, uno comprende bien el sumo temor que despertaba entre los antiguos griegos la deidad responsable de estas catástrofes naturales: Poseidón. Y, hoy como entonces, todos tenemos motivos de sobra para sentirnos muy pero que muy vulnerables.

En el plano estrictamente personal, he de reconocer que le tengo un gran afecto a ese país, quizás por haber crecido amamantado telivisivamente por series de animación japonesas, por la profunda admiración que siento por todo lo relacionado con los samuráis, por el gran cariño que tengo a videojuegos de origen nipón,  por la simpatía que me despiertan la histriónica cordialidad y discreción de sus habitantes...pero, por encima de todo, por su dignidad, responsabilidad, eficiencia y capacidad para resarcirse de cualquier tipo de penuria; virtudes que, por cierto, la hermanan ineludiblemente con Alemania como naciones con vocación de Ave Fénix.

Pánico me da pensar cómo habría reaccionado este país verbenero que es hogaño España ante un cataclismo como éste: La clase política moviéndose entre la demagogia y la inoperancia, los medios de comunicación recreándose en la vertiente más carroñera de la noticia, las administraciones públicas reclamando dinero a espuertas antes de pensar cómo ayudar, los papanateros de turno buscando culpables en lugar de soluciones, los miembros del Gobierno haciendo circunspectos declaraciones que no van a ninguna parte, las parrillas televisivas volcándose aún más en la telebasura con la excusa de evadir, el Congreso creando comisiones a gogó para que ciertas señorías tengan tiempo que perder...y la población, la sufrida población, dando la cara, arrimando el hombro y echándole un par de narices al asunto.
Mas volviendo al tema del artículo: Me da igual si el terremoto, de Japón, pese a ser tan asolador, no tiene el dudoso honor de estar en el podio histórico de los seísmos, o si el pavoroso tsunami posterior se queda en agua de borrajas comparado con otros precedentes. Tantísimas pérdidas en vidas humanas (un millar de muertos, otros tantos desaparecidos)  y materiales (poblaciones enteras borradas de la superficie, ciudades fantasmagóricas, las comunicaciones cercenadas...) son razones más que de sobra para sentir honda lástima y admiración por Japón y quienes, estoy seguro, sacarán adelante ese país que algún día tendré el honor de visitar. Ganbatte, Nihon-koku!

10 comentarios:

Heimdall dijo...

Lamentable lo de Bisbal: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/14/navegante/1300118151.html Pensé que con lo de las pirámides se quedaría tranquilo con el Twitter, pero no... :-/

Cayetano dijo...

Seguro que el país sale adelante. Su clase política no está tan envilecida. Aquí nuestros políticos son capaces de decir que el tsunami se debe a una conspiración para derrocar al gobierno de turno y que la culpa la tiene Rubalcaba o la Cospedal.
Un saludo.

Harris Castillo dijo...

A mi lo que más me fastidia de todo el asunto de lo ocurrido en Japón es lo que al final citas: el aprovechamiento político (en el caso de la energía nuclear.

Parece ser que para los medios y la opinión pública lo único que ocurre en Japón es eso. Cuando lo verdaderamente importante ha sido el gran destrozo ocasionado por el terremoto y el tsunami. Te invito a que leas mi entrada de ayer sobre el asunto.

Un saludo

Juan Carlos dijo...

Que no nos quede la menor duda. Levantarán el país y en poco tiempo. Peor estaban después de la II Guerra Mundial y lo consiguieron.
Salu2
jcysusfotos.blogspot.com

Jordi dijo...

Eso pasa aquí y no quedan ni las piedras

Fer dijo...

Una verdadera tragedia... Comparto tus simpatias por este pueblo y toda mi solidaridad con los familiares de los fallecidos y mis deseos para que poco a poco las cosas vuelvan a la normalidad.

Un abrazo

Heimdall dijo...

En uno de los fantásticos blogs que sigo, he visto estos dos links que tienen una información muy amplia del desastre: http://www.nytimes.com/interactive/2011/03/13/world/asia/satellite-photos-japan-before-and-after-tsunami.html y http://www.nytimes.com/packages/flash/newsgraphics/2011/0311-japan-earthquake-map/index.html

Heimdall dijo...

Tenéis razón. El resurgir de Japón no es cuestión de "Y si..." sino de "cuándo", afortunadamente para ellos. :)

Heimdall dijo...

Otro post interesante sobre este mismo tema: http://ventana-almundo.blogspot.com/2011/03/dispersion-del-tsunami.html

Heimdall dijo...

Una noticia que he leído hoy sobre esto: http://www.elconfidencial.com/mundo/2011/ultimos-momentos-heroina-japonesa-20110406-77146.html