miércoles, 23 de marzo de 2011

Sólo puede quedar uno

"Sólo puede quedar uno", rezaba el eslogan de "Los inmortales". Lo cierto es que esa frase, eje de los espadazos de Connor MacLeod y compañía, bien podría resumir las riñas que han ido dando forma y nombre al progreso tecnológico de las últimas décadas. Unos duelos a muerte entre dispositivos, terminales, formatos y demás ingenios de la tecnología sin los cuales no se puede entender el mundo actual.

Repasando reyertas ya tan clásicas de lo que algunos denominan "guerra de formatos", como el Betamax contra el VHS; éste contra el DVD; y éste a su vez contra el Blu-Ray, que también disputó contra el HD DVD; el sistema QWERTY contra el Dvorak; el vinilo contra el casete y éste contra el  CD; la triple confrontación entre éste último y el Minidisc y los reproductores Mp3; entre éstos y los iPods; los disquetes de 5,25" contra los de 3,5"; entre estos últimos contra el CD y éste contra las memorias USB; Flash contra HTML5, Windows contra Mac OS y Linux; o Explorer contra Firefox, por citar algunos ejemplos conocidos, no se puede dejar de tener la sensación de que el progreso se resume en una encarnizada confrontación de avances de los cuales los únicos beneficiarios indiscutibles son los usuarios, esto es, la humanidad. 

Teniendo presente lo arriba dicho, no deja de parecerme curioso que las justas tecnológicas entre megaempresas que estamos presenciando actualemente en los campos de los teléfonos inteligentes y las tablets, puedan ser explicadas no sólo desde el  novísimo ámbito de la tecnología, sino desde otros tan añejos como la biología, gracias a teorías como "la supervivencia del más apto" de Herbert Spencer o conceptos como la darwiniana "selección natural", formulados a mediados del siglo XIX.

En definitiva: Nada nuevo bajo el sol...aunque parezca lo contrario

5 comentarios:

Cayetano dijo...

Yo soy de la generación de las cintas de vídeo. Recuerdo cuando me compré el cacharro, VHS y BETA estaban a la par en número de películas de alquiler. Me compré el BETAMAX y luego comprobé desilusionado cómo el sistema VHS se fue comiendo el mercado, arrinconando al de Sony. Luego estaba el sistema "2000" de Philips, que se lo comieron entre los otros dos. Menos mal que no lo compré. Por cierto, no tenía mala prensa entre los usuarios porque era el único que permitía grabar por las dos caras, como un casette.
Un saludo.

el Sr. Skywalker dijo...

Bueno, no creo que siempre tenga que ser así, de hecho llevamos muchos años con coches diesel y gasolina, con ordenadores PC y Mac, con plasmas y LCDs, etc, etc.
A veces un poco de elección viene bien y anima al consumo. ¿No?

Por cierto, se te echa de menos por la galaxia. Hace tiempo que no te pasas y te tendré que poner falta.
Saludos.

Harris Castillo dijo...

Muertes tecnológicas he presenciado algunas. Yo hace un tiempo Chrome le dio muerte al Explorer en mis ordenadores. Yo soy un late adopter, no soy de los megafans que se compran lo más de lo más en tecnología al principio. Antes sí, ahora ya cada vez menos.

Lo que no quiero presenciar es la muerte del papel.

Heimdall dijo...

Gracias por los comentarios. :)

La verdad, es que últimamente no estoy tanto por estos lares como me gustaría.

Por cierto, Sr.Skywalker, yo no digo en absoluto que sea malo, sólo digo que es curioso ver cómo lo que nosotros los usuarios vemos como opciones o elecciones, para las grandes empresas son sólo luchas por la evolución o en contra de la extinción (de los beneficios económicos, del negocio, etc.). ;-)

Juan Carlos dijo...

Y a mi que me da que el chiste lo resume todo...
Salu2