sábado, 14 de enero de 2012

Palabras contra la cobardía y el pesimismo

Un matrimonio se ha suicidado en Italia. La crisis, dicen. Si alguien piensa que éste va a ser un artículo dedicado a lamentar lacrimógenamente su muerte o culpar ferozmente a la crisis económica y los cabrones que la parieron, mejor que deje de leer. 

La única sensación que me provoca esa noticia es pena. Pena no por ellos ni por su fallecimiento sino por el hecho de que alguien pueda tomar una decisión tan profundamente injustificable, cobarde, vaga, egoísta y estúpida. Lamento de verdad que alguien pueda llegar a ese enajenado nivel de gilipollez. Ni ejemplar, ni efectivo, ni admirable, ni coherente, ni entendible, ni digno. Lo que ha hecho esa pareja italiana es una perfecta y patética soplapollez. Y encima prefieren responsabilizar del suicidio a los políticos y la crisis. O sea, que además de cobardes y pusilánimes, hipócritas y mentirosos.No, los únicos culpables de cometer esa estupidez son estos Salvatore y Antonia. Las causas de que se hayan dado matarile no son ni el tsunami económicosocial que sufre todo el mundo ni esa banda de jetas indecentes llamada "clase política". No, las causas son la total ausencia de valentía, sensatez, templanza y esfuerzo de este par de italianos. Punto. Así de sencillo. Por tanto, de provocarme algo, esta noticia me provoca más rabia e indignación que pena. Porque...¿cuánta gente se muere cada día deseando vivir con todas sus fuerzas?, ¿cuántas personas viven diariamente muy por debajo del nivel de vida que tenía esta pareja y siguen adelante?

Supongo que llegados a este punto habrá quien piense que soy un insensible y etc, etc, etc. No. Simplemente, soy demasiado realista y adicto a este puñetero oficio que es vivir. La vida no es pasarlo de puta madre, sino conseguir no pasarlo mal. Y eso no se logra adoptando una actitud pesimista, derrotista, defensiva o pasiva ante los problemas, sean del tipo que sean. Se consigue viendo cada problema, cada obstáculo, cada imprevisto como una oportunidad, un desafío para ser mejor de lo que eres. Sencillo. No fácil ni difícil. Sencillo.

Tengo la sensación, cada vez más cercana a la convicción, de que mucha gente dedica demasiado tiempo y energías a lamentarse, quejarse y autocompadecerse cuando podrían dedicar todo ese tiempo y esfuerzo en tranquilizarse, reflexionar y afrontar ese "reto para ser mejor" que constituye cada problema profesional o personal. ¿Que lo más fácil es no hacer nada y esperar que Supermán, el Príncipe Azul o Dios vengan al rescate? Pues sí, pero...Esto es el mundo real, el mismo mundo en el que la piedra que puedes utilizar para colgártela al cuello y tirarte a un río te sirve también para poner los cimientos de una fortaleza. Simplemente es cuestión de querer darse cuenta de las cosas. Las alternativas, las opciones, las soluciones, están ahí. Siempre. Sólo hay que tener la valentía de buscarlas. Y aparecen. Siempre. Y quien no esté de acuerdo con esto o no quiera verlo, simplemente es imbécil,vago, cobarde o las tres cosas a la vez. 


En definitiva, si estamos dispuestos a dejar que nos jodan la vida, es seguro que nuestra vida será un asco. Si estamos dispuestos a plantar cara a toda situación, problema, imprevisto o persona que amenaza con romper nuestro equilibrio, nuestra tranquilidad, nuestra forma de ser, nuestra manera de pensar, nuestra alegría, nuestra felicidad...si estamos dispuestos a eso, si queremos eso, el único obstáculo que vamos a conocer en nuestra vida será la muerte.


Yo lo tengo muy claro. Pero si mis palabras no han sido lo suficientemente convincentes... escribo a continuación las de otros, con la esperanza de que al terminar el artículo, tengas claro que la única toalla que debemos tirar es la del derrotismo, porque, al final, la vida es lo que nosotros dejamos que sea.
  • "Carpe Diem." (Horacio)
  • "El momento más oscuro es el que precede al amanecer" (Frase popular)
  • "La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí." (Gandhi)
  • "Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate." (T. Carlyle)
  • "Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma." (W.E. Henley)
  • "Si lloras por no ver el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas." (R.Tagore)
  • "Vivid arduamente, no temáis nada y os sonreirá el triunfo." (W.Churchill)
  •  "Seguid hambrientos. Seguid alocados." (Steve Jobs)
  • "No nos suceden cosas para las que no estamos preparados. "(Máximo Décimo Meridio)
  • "Todos los hombres mueren, pero no todos los hombres realmente viven." (W.Wallace)
  • "¿Por qué caemos? Para aprender a levantarnos." (Thomas Wayne)
  • "Nunca llueve eternamente" (Eric Draven)

4 comentarios:

Kassiopea. dijo...

¿Cobardes? Yo más bien diría que para suicidarse hay que tener un par de cojones que no todo el mundo tiene (y me incluyo).

Otra cosa es que el motivo sea una gilipollez, ahí ya no entro. Pero por algún motivo estos dos decidieron que no querían vivir más, y están en su derecho de suicidarse si quieren.

Saludos

Heimdall dijo...

Respeto tu opinión, Kassiopea, pero pienso que la cobardía es huir ante un problema, reto o desafío y eso es justo lo que ha hecho esta pareja.

Y sí, todo el mundo está en su perfecto de derecho de equivocarse. El problema es que estos dos ya no podrán rectificar.

Saludos :)

Anónimo dijo...

Te has pasado un poco...el suicidio se comete por una enfermedad mental, y eso no se presta a razones...tener depresión es algo muy grave. Y sobre el caso concreto de esta pareja, no sé los motivos, pero por la edad de ambos puedo ver una causa importante: en esta asquerosa sociedad ser mayor es motivo de depresión para mucha gente. Esta sociedad en que vivimos te empuja constantemente a querer tener 20 años para siempre: via publicidad, cosmética, deporte, tendencias sociales, literatura, TV, todos los mensajes van hacia la eterna juventud. Parece un delito envejecer. Y si a eso le sumas la crisis económica, para qué quieres más, pobre pareja de italianos. No les disculpo, pero hay que tener en cuenta lo que he comentado.

Heimdall dijo...

Anónimo, respeto tu opinión y estoy de acuerdo en el "papelón" que supone llegar a viejo en esta sociedad actual...pero esto es otra cosa distinta.

Unas personas que ponen como advertencia/justificación "Os enteraréis por los periódicos de la gran dignidad con que saben morir dos ciudadanos asqueados de la hipocresía y de la crueldad de vosotros los políticos" pues...ejem. El único suicido honroso que conozco es el harakiri de los antiguos samuráis japoneses. Fuera de eso, no hay nada poético ni digno ni honroso en huir, abandonar, bajar los brazos, etc.

¿Que se iban a quedar sin casa, ni trabajo y demás? Por esa regla de tres, en España tendría que haber varios millones de suicidios con la que está cayendo o en África los bebés se suicidarían nada más nacer, ¿no?

En fin. Que lo lamentable es que alguien llegue a ser tan cobarde o necio de no querer ver que siempre hay una salida y, en todo caso, siempre hay muchas más personas peor que tú dispuestas a darte una lección de entereza, sensatez y orgullo.