sábado, 11 de agosto de 2012

"Prometheus": Preguntas sin respuesta

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Por qué existimos? ¿Qué o quién nos hizo?...preguntas como éstas han sacudido los pensamientos y la imaginación del ser humano desde el primer atisbo de consciencia. Preguntas cuyas respuestas quizás no estén en la Tierra, sino en las estrellas. Tal vez por ello, merecía la pena que Ridley Scott volviera con Prometheus al universo de una de sus grandes obras maestras, Alien, para intentar abordar estas cuestiones de proporciones cósmicas y, de paso, ahondar en el origen de esa misteriosa criatura que apareció en el citado film de culto de 1979 y que, hasta ahora, recibía el nombre de "Space Jockey". 

Aunque preliminarmente podría considerarse una precuela de la saga de los xenomorfos, Prometheus está concebida como un punto de origen común a partir del cual desarrollar una historia anterior y divergente respecto a la que conocemos por las aventuras de Ellen Ripley. Es una exploración hacia el pasado, más que un preludio que desemboque en la Nostromo. En la ficción y en lo cinematográfico, es un viaje hacia el misterio, hacia el origen de todo.Y eso se nota. Así, en esta cosmogonía "made in Scott", hay elementos, detalles y guiños fácilmente reconocibles para quienes ya sabían que en el espacio nadie puede oír tus gritos (la corporación Wayland, los viajes en estasis, el androide inquietantemente ambiguo, los siniestros ambientes tecno-orgánicos, la denominación LV de los planetas, cierta efigie representada en un mural de una de las cámaras de la pirámide en torno a la cual gira toda la acción...), pero Prometheus esto es otra historia. Una centrada en la figura de los "Space Jockeys", los ingenieros, los hacedores, los padres de la vida, los responsables de crear...y destruir.

Todo ello, unido al hecho de que esta película supone el regreso de Scott al género que le ha convertido en mito, Prometheus es un film con los alicientes suficientes para sostener unas colosales expectativas. Lo malo es que, esperando una nueva obra maestra, nos encontramos con una película irregular, por debajo de su titánico potencial y que, al finalizar la proyección, deja al espectador con más preguntas de las que empezó. Funciona mejor como antesala, episodio piloto o preludio que como una película cerrada y redonda. Prometheus se revela como un gigantesco diamante por pulir. Sus imperfecciones son varias, y, en el caso de alguien con el talento y la experiencia de Scott, tan inesperadas como difícilmente justificables: Unos personajes con una construcción demasiado simple (salvo excepciones como el genial y oscuro androide David) que los acercan a los "arquetipos de usar y tirar", unos sucesos y acciones incongruentes (por falta de explicación o justificación casi siempre), una nueva "mitología" (la de los "Ingenieros") no suficientemente desarrollada, una heroína con menos carisma del que cabría esperar (Shaw es insulsa comparada con Ripley), algunos giros argumentales con justificación de chistera...

Según lo que he aprendido en la ECH, un elemento decisivo para que una historia (literaria o cinematográfica) funcione es generar preguntas en el receptor (lector o espectador) y demorar la respuesta, pero Prometheus las demora tanto, tantísimo que las deja sin responder (emplazándolas a una nueva película tal vez). Igualmente, otro de los factores clave para que una historia "funcione" es que nada ocurra como esperan sus personajes ni el lector/espectador y aquí, nuevamente, Prometheus se excede, porque suceden cosas a las que cuesta encontrarles el sentido.

No obstante, no todo es criticable en una película que, defectos aparte y aun por debajo de las expectativas generadas, está muy por encima de la media. Visualmente, Scott demuestra en algunas escenas que sigue teniendo excelente mano para dejar sin palabras a los espectadores; el personaje y la interpretación del androide David (que me parece muy próximo a los míticos replicantes de la otra genialidad de Scott, Blade Runner) a cargo de Michael Fassbender (y van); la espectacular frialdad de Vickers/Theron; la fisonomía de los "Ingenieros" (a medio camino entre H.R.Giger y Miguel Ángel) y, para mí, la idea más interesante que se maneja en la película: el poder de la destrucción está concebido dentro de la creación y viceversa. Hablando de ideas, la propuesta-premisa de Prometheus según la cual hubo unos seres del espacio exterior que nos crearon, a mí, particularmente, no me pilla de sorpresa pues es algo que, por ejemplo, en los cómics Marvel, ya plantearon en 1976 con "los Celestiales".

En definitiva, Prometheus es un film lastrado por las expectativas y pretensiones, imperfecto y con muchas excelentes preguntas y cuestiones por resolver...quizás en una más que probable secuela. Por lo demás, ¿es una película de Alien? Más bien, no. Sin desvelar demasiado de la trama, quien quiera ver facehuggers, chestbursters y xenomorfos los verá...aunque no de la forma que podría esperarse. ¿Por qué? Porque lo que importa en esta película no son los bichos, sino las cuestiones. Esas que dan tanto respeto o más que la criatura que Dan O'Bannon pensó, Giger dibujó y Scott filmó.

3 comentarios:

Matías dijo...

Totalmente de acuerdo Javi con tu comentario; muy interesante, por cierto. La peli pudo haber dado mucho más de sí. Yo creo que peca de grandilocuente. Lo que a mí me gustó de Alien es que era una peli de género, más de terror que de ciencia-ficción, bajo mi punto de vista. Ésta quiere hacerle guiños a aquélla y ofrecer un relato de mayor proporción, y eso la lastra. Porque no aterra, y el relato, como tú apuntas, no termina de enganchar.

Buen cine de ciencia-ficción, pero no brillante. Habrá que darle una segunda oportunidad a Sir Ridley.

Juan Carlos dijo...

Como puse en el blog, a mi me decepcionó la película. Quizás por lo mismo que tú dices: falta de empatía con los personajes, quizás porque esperaba otra obra maestra de Scott, no lo sé pero me dejó frío. Aunque entretiene, eso sí.
Salu2

Javi Crespo dijo...

Si alguien NO quiere ver esta película o salió decepcionado...le encantará este vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=J1xIaXvQG0g&feature=player_embedded