martes, 20 de octubre de 2009

Ministerio de Cultura, Misterio de Censura

"Saw 6", nueva película de la taquillera y terrorífica saga "Saw" y cuyo estreno está previsto para este viernes, sólo se podrá ver en salas X, gracias a la calificación otorgada por el Ministerio de Cultura. Aplaudamos esta sensacional iniciativa que deja como viciosos sodomitas a las puritanísimas autoridades estadounidenses, tan aficionadas a cogérsela con papel de fumar a la hora de calificar películas y que sin embargo calificaron este film como "R" (equivalente a nuestro "No recomendado para menores de 18 años").

Ignoro qué tendrá esta nueva entrega de las andanzas de Jigsaw que no tuvieran las anteriores (estrenadas en todo el circuito comercial habitual) para que el Ministerio la sitúe al mismo nivel desaconsejable que "El butanero caliente, la viuda alegre y el bombero con su manguera se lo montan" (título porno inventado por servidor), pero sospecho que absolutamente nada. Así pues...¿Por qué esta sí y las otras entregas no? ¿Por qué esta película sí y otras igual de "gore" no?


Dejando claro que en este tema no puedo ser parcial, porque como evidencié en este blog tiempo ha soy fiel seguidor de esta saga cinematográfica, tengo que reconocer que tal ataque de puritanismo e incongruencia procedente del Ministerio encabezado por la insípida, insulsa e incapaz Ángeles González-Sinde (que lo único valioso que ha hecho en su vida por sí sola son dos guiones muy meritorios) me ha dejado perplejo por lo siguiente:
  • Ser más papistas que el Papa: Como decía, en Estados Unidos, cuna del puritanismo exacerbado, esta película ha recibido exactamente la misma calificación que el quinteto que la precedió, por lo que es fácil suponer que tiene las mismas características que las otras y que por eso no merece una distinción diferente a las ya dadas. Parece ser que aquí han visto motivos para ser aún más hipócritas que los yanquis y relegar a las salas X un film comercial de terror.
  • Brutalidades sin censura: Me gustaría recordar que en este país, películas con auténticas salvajadas en sus fotogramas como "Funny games" o "Anticristo" fueron estrenadas comercialmente hace no muchos meses sin ningún problema. ¿Por qué? Porque es muy "chic", "progre", "snob" y políticamente correcto decir amén a todo lo que hagan cineastas de la talla de Haneke o Von Trier, o, simplemente, porque hay quien supo ver más allá de la violencia. Igualmente, brutalidades fílmicas como "Hostel", "Hostel 2", "La matanza de Texas: el comienzo", "The Descent", "Halloween: el origen", "Viernes 13", "Wrong turn", "San Valentín Sangriento" o la española "REC" (con mutilaciones, evisceraciones y sangre a mansalva) se han estrenado en los cines normales bajo el desGobierno del señor POE sin que el Ministerio de Cultura haya dicho esta "X" es mía. ¿Por qué? Pues supongo que porque la violencia explícita y sublimada forma parte de la cultura audiovisual de nuestra sociedad en general y del género cinematográfico del terror en particular y eso hay sensatos que han sabido respetarlo (aunque no estén de acuerdo, lógicamente) porque otra cosa sería poner puertas al campo.
  • El efecto contrario: Sabido es que prohibir, censurar o criticar algo antes de que se dé a conocer es la mejor campaña publicitaria posible que se puede hacer al producto en cuestión. Y eso es lo que están consiguiendo con "Saw 6", que de ser tratada y minusvalorada por medios generales y especializados como "la enésima entrega de Saw", "más de lo mismo", etc, etc, ha levantado una polvareda (especialmente online) que es una promoción tan idónea que no la podría pagar la distribuidora ni con todo el oro del mundo.
  • Tics totalitarios: Creí que aquello de que el Estado nos dijera qué teníamos que hacer, creer, leer y ver se había acabado...pero el desGobierno que tenemos es un constante ejemplo de lo contrario y esta es la última muestra de ello. Tratan a la población ora como esclavos ora como imbéciles faltos de guía y entendederas. Me imagino que habrá muchos altos cargos gubernamentales que humedezcan enaguas soñando con Stalin...
  • Incongruencias ministeriales: Mirando la lista de películas calificadas para su exhibición que ha hecho el Ministerio de Cultura, encontramos las siguientes incongruencias: "La huérfana" (película de terror protagonizada por una niña psicópata que, entre otras cosas, martillea hasta la muerte la cabeza de una monja) > No recomendada para menos de 18 años; "Destino Final 4" (cinta de terror en la que se puede ver un amplio retablo de muertes violentas incluyendo mutilaciones, decapitaciones, etc) > No recomendada para menores de 13 años; "San Valentín Sangriento 3D" (film de terror en el que el asesino ofrece al espectador primeros planos de cabezas perforadas por un pico de minero, evisceración de un corazón, cuerpos abiertos en canal con todo lujo de detalles...) > No recomendada para menores de 13 años. ¡Esto es coherencia, sí, señor!
  • Mentiras y gordas: Dejando a un lado el punto anterior (que es bastante revelador) es delirante, vergonzoso y exasperante que el Ministerio de Cultura califique como "X" una película violenta, sí, pero en la que no se ha hecho jamás apología de la defensa y, en cambio, permitiera que se estrenara en cines comerciales esa inmensa hez cinematográfica llamada "Mentiras y gordas" (española tenía que ser...) en la que el argumento y la trama son muy similares, en cantidad y calidad, a los que puede tener cualquier película porno, constituyendo una constante y nauseabunda oda al sexo en todas sus variantes y al lúdico y compulsivo consumo de drogas, protagonizada por jóvenes y dirigida a la juventud. Ideal para estrenarla en cines normales, vamos. Supongo que semejante boñiga se libró de la "X" por dos razones importantísimas e indiscutibles: que es española (lo que es una especie de salvoconducto para atentar contra la retina) y que la guionista de tamaña defecación es la estulta e hipócrita Ministra de Cultura...
Yo no pretendo que se ovacione toda película de terror, pero sí que se respete, especialmente a priori, por muy mala fama que tenga, igual que yo respeto a los furibundos defensores de las bondades del cine español actual (porque entiendo que la coprofagia también tiene su lugar en esta sociedad). Lo que sí me parece indispensable es no hacer discriminaciones absurdas y tener un poco de coherencia, para bien o para mal, a la hora de aplicar raseros y criterios.

Tampoco me quita el sueño que la película no se vea en el circuito comercial tradicional, porque, afortunadamente, en los tiempos que corren ver una película ya no es un problema, por mucho que les fastidie a los talibanes de los derechos de autor, pernada y latrocinio. De todos modos, si la solución que se les ha ocurrido a los meapilas ministeriales es proyectar obligatoriamente una película en salas, escasas en número e higiene, frecuentadas por individuos de siniestras intenciones y con un patio de butacas que a buen seguro es un caldo de fluidos, hedores y manchas de nauseabunda índole...creo que se han cubierto de gloria. Ahora sólo falta calcular cuantísima gente verá la película por internet, que es lo que se merece esta majadería perpetrada por los nuevos censores de nuestra retina.

De todos modos, si la meliflua señorita González-Sinde (que está donde está única y exclusivamente por el apellido y las absurdas cuotas paritarias) quiere que su Ministerio haga algo por el bien de los espectadores de este país, mejor haría en extinguir a los avaros corsarios de la SGAE, subvencionar más y mejor el teatro, erradicar al "gang progre" que tiraniza la industria cinematográfica española (esa que navega entre la autocomplacencia y el victimismo) o promocionar a toda esa gente que malvive entre cortos y mediometrajes a la espera de que alguien apueste por su innegable talento, que eso sí merece mayor esfuerzo que relegar a una sala X una simple película de terror.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ver el grado de perversion y atrocidad al que puede llegar el ser humano y como degrada, atormenta, tortura y aniquila a sus victimas....Despues de hacerlas sufrir todo tipo de vejaciones no es terror....es canibalismo en grado 1

Anónimo dijo...

Lo que tendria estar prohibido es que una persona con deficiencias mentales como al ministra de cultura ocupe un cargo de poder.

Malena dijo...

Una duda, ¿a la crisis del cine español se va a unir ahora una "censura encubierta" bajo un deseo de que nuestra sensibilidad
no se vea alterada y reducir así el número de enfermos de corazón, que aguantó con pecho de ojalata los embistes de la "difícil de clasificar" hasta por su propio autor: Anticristo?

Un saludo,

Malena

Pd: Me gustó tu blog. Te he puesto en mi link de enlaces.

Heimdall dijo...

Hola a todos.

Respecto al primer anónimo,sólo tengo que decir que lo que más me crispa es la total falta de coherencia y sentido común que ha hecho gala el Ministerio de Censura con esta película, con los ejemplos que cito en mi artículo. En cuanto a "SaW", como comentaba sólo pido respeto...y recomendar que hay que ver más allá de la violencia, como hago en mi artículo "Reflexiones SaWajes".

En cuanto al segundo anónimo, la lástima es que a una humanoide como la que comentas no la diera su escarmiento un Jigsaw real...

En lo referente a Malena, creo que ambos estamos plenamente de acuerdo.

Por lo demás, recomiendo leer estos artículos cuyas URLS pongo a continuación:
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cultura/pone/X/Saw/VI/condena/salas/porno/elpepucul/20091021elpepucul_8/Tes

http://www.adn.es/sexo/20081027/NWS-1813-interior-de-sala-x.html

http://www.aullidos.com/leer_noticias.asp?id_noticia=7360

Heimdall dijo...

Por cierto, ya he visto "SAW 6", íntegra y pese a la Ministra de Censura.

Si es por calidad, el cine español ha producido y produce anualmente decenas de películas peores que esta sexta parte.

Si es por entretenimiento, con "SAW 6" no he bostezado ni mirado el reloj, algo que no se puede decir de las castañas. subvencionadas por la Censora.