lunes, 26 de octubre de 2009

Todo un hombre del Rey

Esta madrugada ha fallecido Sabino Fernández Campo, ex Jefe de la Casa Real. Hombre prudente, sagaz, discreto, eficaz, diligente, leal, sensato, educado, responsable e íntegro, con él muere la gran mente pensante de los momentos más decisivos (1977-1993) del Palacio de la Zarzuela, lugar que si por el regio propietario fuera, más tiene de zarzuela que de palacio. Con él se van a la tumba secretos y verdades que darían para cientos de jugosos 'best-sellers' y lucrativas exclusivas que quizás tornarían ciertas algunas de las numerosas leyendas urbanas y extendidos rumores con epicentro en la Casa Real. Con él desparece el gran mentor y lazarillo de un monarca que ha tenido en la demagogia de los medios de comunicación y la coba política y populachera el mejor refrendo para el último "regalito" del régimen franquista gracias a la renuncia del legítimo entronizable.

España debe a Sabino Fernández Campo tanto o más que al propio representante de una saga de frívolos reyes, de quienes ya di buena cuenta en un artículo. No pocos de los grandes méritos atribuidos al Jefe del Estado llevan la firma y el sudor de ese hombre que trabajó en la sombra para que el hoy septuagenario romano no viera España convertida en otra cosa que no fuera una monarquía constitucional venerada hasta la exageración.

Honestamente, lamento mucho la pérdida de la mente más brillante y clara que ha tenido el regio hogar junto con la Reina Sofía, un excelente defensor de un individuo al que simplemente tengo que aceptar...

En definitiva, ha fallecido una gran persona que me hace recordar aquella frase del Cantar de Mío Cid: "¡Qué buen vasallo si tuviese buen señor!"...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfectamente de acuerdo contigo en lo referente a la discrección , lealtad, dignidad de quién fué la mano derecha del rey durante muchos años y que hace suyo el refran de que valgo más por lo que callo que por lo que hablo .......

Malena dijo...

Sucumbo la moción al ciento por ciento, en toda tu argumentación. Creo que es una institución heredera de una época que nada tiene que ver con la época actual, y que por tanto se puede calificar de obsoleta. Sabino supo cumplir como nadie el papel de "la sombra" del rey, y presentar una imagen de él, que era la que el pueblo quería ver. A propósito del concepto de "sombra", este artículo, que quizás nos ayudará a entender la importancia de la figura de Sabino:
Todos vivimos y cargamos con una parte oscura en la que escondemos lo que consideramos sobre nosotros y la vida. Atrevernos a contemplar de frente esa sombra y valorar lo positivo que contiene nos permitirá crecer como personas. Así podremos aprender a vivir de una forma más plena, creativa y auténticamente libre.

(Beatriz Fdez. del Castillo)

Un saludo,

Malena

Pd: En mi blog hay un regalo para ti, y para todos/as que quieran pasar por allí.

Heimdall dijo...

Muchísimas gracias a los dos comentarios.

Sabino Fernández Campo sí que era un hombre que se merecía la Corona y a buen entendedor...