miércoles, 4 de mayo de 2011

Ganó el fútbol. Perdió el fútbol

Con la distancia y frialdad que me otorga ser del Atleti, creo que puedo hablar sin forofismo alguno sobre ese vaivén de partidos que han enfrentado al Real Madrid y al F.C.Barcelona en Liga, Copa y Liga de Campeones.

Por eso puedo decir con total tranquilidad y asepsia que estos dos equipos, con historia, credenciales y potencial para brindar el mejor espectáculo posible en un campo de fútbol, han hecho de sus últimos partidos un monumento a la marrullería más infumable. Ambos, Real y Barcelona, han perdido, institucional y deportivamente, la clase que les distinguía como miembros de la realeza futbolística, unos se olvidaron del inmaculado señorío y otros obviaron su proverbial "seny" para enzarzarse en una dialéctica barriobajera en la que todos han salido perdiendo. Como si Grace Kelly se hubiera transformado en Belén Esteban.

Sin entrar en los evidentes errores de esa dorada casta de cretinos llamados "árbitros" ni en la notoria afinidad entre ese bobo de oro llamado Ángel María Villar y el Barça, lo único que se puede decir de estos enfrentamientos es que para lo que se ha visto y oído, mejor habría sido no haberlos jugado. Convertir un deporte en una espiral de provocación y malos modos es vergonzoso, máxime si los protagonistas se consideran a sí mismos la quintaesencia del balompié.

El Real Moudrid lo fió todo a la máxima del maestro Miyagi: "Dar cera, pulir cera" y así le fue. El Barcelona, por su parte, quiso descubrir al mundo entero que La Masía puede convertirse perfectamente en el Actors Studio del Mediterráneo. Tortas contra tretas. ¿Y el fútbol? Vaya usted a saber...

La falsa modestia blaugrana, el absurdo victimismo merengue y la inflamante politización catalanista han sido una mezcla explosiva que ha dinamitado el buen gusto dentro y fuera del césped. La expectación y tensión generadas alevosamente por Real y Barcelona no son las propias del fútbol sino de las grandes veladas pugilísticas y creo que, por desgracia, así va a ser en los próximos años.

Ganó el fútbol, porque, al menos ayer, triunfó el equipo que mejor trato da al balón y cuyo estilo sirvió de base para el maravilloso triunfo de la selección en el pasado Mundial.

Perdió el fútbol, porque ni Mourinho ni Guardiola ni ninguno de sus jugadores se han preocupado de pensar que en el deporte no todo vale.

Y respecto al futuro ¿qué? Pues que en la final de la Champions animaré al Manchester United, tal y como tenía pensado hacer fuera cual fuera el resultado de este sindiós de partidos entre el equipo del jugador más sobrevalorado del mundo y el equipo del entrenador más polémico a este lado de la galaxia. Es lo que tiene no tener ninguna simpatía por estos equipos que en cuatro enfrentamientos han conseguido denigrar los valores del fútbol como deporte.

14 comentarios:

Maxi! dijo...

No soy nada futbolero pero estos partidos me suelen interesar. No los ví ¿Por qué? cuando se genera tanta violencia ante una cosa que no deja de ser algo lúdico pierdo automaticamente el interes. Muy buen post, por cierto.

Kassiopea. dijo...

Pues no estoy de acuerdo. Claro que yo soy del Barça. El espectáculo que está dando el Madrid (en todos los aspectos) es lamentable y es una pena porque es un club de mucha categoría. Y la culpa es de Florentino por consentirle todo al entrenador.

Saludos.

Jordi dijo...

Hasta los huevos hemos quedado de tanto f´tbol y cada día con la misma canción

Heimdall dijo...

Pues sí, hastiados de tanta crispación absurda y de tanto bombo para un bochorno que no tiene más vuelta de hoja.

Por cierto, Kassiopea, de esta guerra tanta culpa tienen los tirios como los troyanos y si bien es cierto lo que dices del Real, las declaraciones de Guardiola y la actuación (nunca mejor dicho) de jugadores como Dani Alves, Pedro o Busquets han sido impresentables y en las antípodas del "seny" blaugrana que antaño se llevaba a gala.

el Sr. Skywalker dijo...

Tú y yo, Heimdall, somos de la generación nini: ni Barça ni Madrid.
Dicho lo cual, solo me queda esperar que ellos solos se destruyan con sus actos y sus palabras.
Mejor nos irá a los demás.

Anónimo dijo...

En general prefiero a las personas que van de frente, que sienten los colores y defienden lo que hacen con pasión...
Y venga yaaaa! el Madrid de esto sabe poco, muy poco.
Por cierto, Heimdall, esto es fútbol no nos pongamos a obrar justicia.

Fer dijo...

Excelente post Javi. Vaya por delante que soy merengón por los 4 costados, pero lo cierto es que visto lo visto, de fútbol, poco muy poco... Aunque emoción para los que estabamos en el ajo...demasiado para el body, tu.

Un abrazo y el dia 28 de mayo soy del Manchester

Heimdall dijo...

Muchas gracias, Fer :) Y sí, en la final, me pondré la camiseta de Rooney, Chicharito y el gran, grandísimo Ryan Giggs.

Anónimo dijo...

Heimdall, ¿tieres inglés?

Heimdall dijo...

Yo soy español y me siento español, no como parte de la directiva y la plantilla del FC Barcelona. ;)

Además, yo de España, soy del Atleti y nada más. Seguro que lo entiendes.

Así pues, me da igual el resultado de la final de Champions...si no fuera porque la falsa modestia, el teatro marrullero y el victimismo politizado del Barça han terminado por hartarme.

cris dijo...

mi querido heimdall, cuando defiendo al Barça no me refiero a ninguno de esos puntos que sugieres en tu discurso.
Se trata de que hay un equipo que no deja de llorar por los rincones después de haberse gastado 300 millones de euros en fichajes y el otro juega con la cantera.
Así pues, a mí no me da igual el resultado de la final de Champions...
Por lo demás, lo entiendo todo perfectamente.

Heimdall dijo...

Mi querida Cris: Lo de que juega con la cantera, de acuerdo. Pero si fuéramos a animar a alguien por eso, pues quizás deberíamos animar a equipos como el Osasuna o el Ath de Bilbao...

Además, en el Manchester United está uno de los mejores y más carismáticos y ejemplares jugadores de las últimas décadas: Ryan Giggs.

Así que...aunque respeto que animes a los blaugranas yo apoyaré a los Diablos Rojos. Para gustos, los colores. ;-)

cris dijo...

no hablo de animar... hablo del mejor equipo del mundo, y de una forma y mentalidad de juego capaz de ganar un mundial.
Mi querido Heimdall.

Heimdall dijo...

Mi admirada Cris:

Ya puestos, el mejor equipo de Europa (y del mundo por extensión) este año es quien se alzó con la Supercopa ante el Inter...y se llama Atlético de Madrid ;-P

Por lo demás, a mí el Barça ya me aburre. Si ganan, pues nada, que lo disfruten. Si no, que les zurzan. Me da igual. :)