jueves, 5 de mayo de 2011

"Thor": Entretenimiento mayestático

Siendo amante de la mitología, el cine y los cómics sería dolorosamente incongruente dejar pasar la oportunidad de ver en la gran pantalla la adaptación de los tebeos basados en una de las deidades más famosas de cuantas ha dado la mitología en general y la nórdica en particular: Thor. Así que anoche mi ilusión pudo más que el miedo a presenciar una nueva y fallida película de índole mitológica y fui al cine a ver este film.

¿Mi opinión al salir de la sala? Aunque todo es mejorable, se ha hecho justicia al Thor de Marvel brindando un espectáculo indudablemente entretenido que estoy seguro servirá para que cientos de espectadores se interesen por todos los mitos que rodean al dios del trueno y sus imponentes familiares y allegados. 
Al igual que sucedió con las dos exitosas entregas de "Iron Man" (2008 y 2010) y la de "Hulk" (2008), "Thor" es entretenimiento en estado puro sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato tanto a los amantes y conocedores de las publicaciones marvelianas como al resto de mortales poco doctos en la materia. Olvídense de nominaciones a lo Óscars y otros galardones, porque "Thor" está hecha (y muy bien) para gustar a un océano de espectadores y reventar la taquilla. Y si en las películas del hombre de hierro y la masa las estrellas eran los actores principales (geniales Robert Downey Jr y Edward Norton) en esta ocasión las estrellas las hallamos entre los secundarios (Anthony Hopkins, Natalie Portman, Stellan Skarsgard, Jeremy Renner...) y en el asiento del director (Kenneth Branagh), aunque esto no quiere decir que el actor encargado de dar vida y (titánico) cuerpo al bravo hijo de Odín no esté a la altura de sus compañeros, porque Chris Hemsworth solventa tal reto sin alardes ni problemas.

El shakespeariano cineasta sorprende al cambiar de registro y cumplir notablemente con las exigencias del cine palomitero, dirigiendo una película en la que, pese a algunas licencias (el origen del parche de Odín o Heimdall como pívot NBA) y desatinos (un par de escenas ¿cómicas?, algunos trajes asgardianos, ciertos decorados demasiado evidentes y la forzada historia de amor), el espectador no puede hacer otra cosa que disfrutar como un niño, al menos yo, con todos los méritos que tiene: el ritmo, el respeto a la esencia de los personajes, los efectos especiales, los impresionantes escenarios de Asgard y la sensación de que hay Thor (¡y Loki!) para rato...

En definitiva, tanto como película autónoma como anticipo de la madre de todas las películas de superhéroes (Los Vengadores), "Thor" funciona perfectamente y hará disfrutar especialmente a quienes, como yo, son lo suficientemente "frikis" como para quedarse, al igual que hicieron con "Iron Man" y "Hulk", hasta la conclusión de los créditos finales para descubrir ese regalo para fans. 

¿De todos modos? ¿Qué valoración podría esperarse de quien adoptó como sobrenombre bloguero Heimdall?...




3 comentarios:

Juan Carlos dijo...

¡Ja! no me había dado cuenta que de sobrenombre eres el que guarda el puente del arcoiris.
Salu2

Tarambana dijo...

Yo también soy lector de Thor en los cómics y he visto la peli. La verdad es que la historia no me ha parecido nada del otro mundo, pero como tú dices, es un entretenimiento muy correcto. Además en lo visual es una maravilla: la ciudad de Asgard, Odín, Volstagg, Fandrall, Sif, Loki, y Thor (no tanto Hogun) parecen sacados de las viñetas.
Por cierto, me rechinaba un poco que Heimdall sea negro (aunque el actor que lo interpreta lo hace muy bien).

En fin, que ahora habrá que esperar a ver a Los Vengadores, que si la hacen bien, puede ser un peliculón.

Heimdall dijo...

Bienvenido, Tarambana :) Coincido bastante con lo que dices. Espero que no sea la última vez que te veo por mi blog.

Estoy deseando que llegue el verano...para calmar la espera de "Los Vengadores" con un poco del "Capitán América" :) ja,ja.