martes, 11 de enero de 2011

Balón de Oro: Algo huele a podrido en FIFAmarca

Balón de Oro 2010 para Messi. Da igual que la selección española haya ganado este año el Mundial de fútbol, que dos de los pilares de tal triunfo estuvieran nominados al galardón y que esos mismos nominados sean la esencia del fútbol que desde el Nou Camp ha causado admiración y moda en todo el orbe. Da igual marcar un gol decisivo e histórico. Da igual ser incontestablemente los mejores del mundo y constituir un espejo deportivo y humano en el que aspirar a reflejarse. Da igual que el año pasado el argentino ya recibiera este premio. Aquí lo que prima es otra cosa. Quizás, la envidia. Tal vez, el despropósito.

Por ejemplo, si lo que impera en la concesión del Balón de Oro son estrictamente las virtudes individuales como futbolista, ¿por qué diantres premiaron en 2006 a Cannavaro, que no es precisamente Zidane con el balón en los pies? Por ser el capitán de la selección que dicho año conquistó el Mundial de turno. Ni más ni menos. Contradicción al canto. En cambio, si lo que pesa son los logros internacionales del jugador en cuestión en el año de marras, ¿por qué se premia a un mozo que en 2010 sólo ha conseguido éxitos nacionales con su club y que en el campeonato del mundo, conquistado por España, ha hecho el ridículo con su selección, la dirigida por el antaño drogadicto y hogaño impresentable Maradona? Para eso, mejor darle el galardón a Sneijder que lo ganó todo con el Inter (argumentos para conceder a Mourinho el premio al mejor entrenador de 2010) y llegó a la final del Mundial, ¿no? Pues no. Otra contradicción. Conclusión: Los criterios que se manejan a la hora de votar y premiar en el Balón de Oro son inaceptablemente variables, paradójicos y discutibles.

A mí Messi no me parece mal jugador, aunque sí inferior en cualquier comparación con, por ejemplo, Cristiano Ronaldo. Jugadores ambos que, por cierto, poseen un bombo mediático y publicitario del que carecen Xavi e Iniesta; quizás vayan por ahí los tiros...Pero volviendo al asunto. Messi no es símbolo de ningún estilo de juego elogiable, como Xavi, ni es un ser humano tan modélico como lo es Iniesta. Es un jugador especial, sí, pero como cualquiera de sus otros dos compañeros. Y es un jugador resolutivo, cierto, pero, si lo que se premia es el carácter resolutivo, ¿por qué no premiar al jugador que marca un gol decisivo e histórico como el de Iniesta en la final contra Holanda? A mí que me lo expliquen...

¿Que cualquiera de los tres culés se lo merecían? Sí, pero Messi el que menos, de lejos. Está demostrado que este pibe, privado de la compañía de Xavi e Iniesta, sólo destaca en los anuncios, siempre y cuando no hable, porque el pobre tiene la gracia y el donaire donde el intestino ve la luz. En definitiva: El tufo que rodea su premio es nauseabundo. Algo huele a podrido en FIFAmarca...

3 comentarios:

Heimdall dijo...

Bueno, supongo que algún fan, amigo o familiar de Messi ha votado como "malo" este artículo. :)
No pasa nada, para gustos, los colores.
De todos modos, agradecería que valoraciones como ésa vayan acompañadas de comentarios.
Un cordial saludo a quien haya votado como "malo" este artículo.

Anónimo dijo...

50 y no se que goles, record de toda la historia y 23 o 24 años. le podrian haber dado el balon de oro a xavi o iniesta porque lo merecian pero no se puede decir que sea injusto que se lo hayan dado a messi y desde luego es mucho mejor que cristiano. cristiano en los partidos importantes se borra.

Heimdall dijo...

Anónimo, entre los méritos de Messi te olvidas de un balonazo injustificado al público así como de las copas del Mundo y de América conseguidas con su selección. Espera...¡No ha conseguido ninguna de ellas! Ups...a lo mejor es que jugar en el mejor equipo del mundo te convierte en el mejor jugador del mundo pero cuando los compañeros cambian la realidad sale a flote. Así se las ponían a Fernando VII...