lunes, 27 de septiembre de 2010

"El americano"...impasible

Imagínese un thriller que no sea el típico y tópico "made in Hollywood": Con personajes verosímiles y bien trabajados, con un ritmo que no parezca un ataque epiléptico, con una trama realista, con en escenarios no muy sofisticados y con un final no necesariamente feliz. Es decir, piense en una película noir a la europea (Chabrol, Melville...). Lo mismo, creo, que buscaba hacer el realizador Anton Corbijn en su segunda incursión cinematográfica, "El americano". Lástima que no lo haya conseguido. 

El director holandés, conocido por su pericia como fotógrafo (que evidencia aquí en algunos encuadres e iluminaciones francamente interesantes) y director de videoclips, realiza una película sin alma ni brío que se sostiene a duras penas por la presencia de un solvente actor (George Clooney, único reclamo-aliciente-clavoardiendo de este film) y unas inconclusas buenas intenciones (las de homenajear/emular el cine negro que se hace a este lado del Atlántico). Y eso que la impactante escena inicial de "The American" te hace esperar una cosa muy distinta a una decepción...
 
¿Decepción? Sí. ¿Por qué? Porque el guión es tan raquítico como el de una película porno; Clooney (productor del cotarro, ojo) hace lo que puede con un personaje lacónico, adusto y pétreo (un artesano del asesinato) que se ahoga en una trama demasiado débil cuando no absurda; el montaje dota a la cinta de un ritmo rayano con lo comatoso y cualquier atisbo de suspense o tensión se esfuma entre escenas más propias de anuncios de coches o viajes que de una película al uso, algo a lo que, por cierto, contribuye mucho la banda sonora de "hilo musical de ascensor" que pulula por el metraje...

En definitiva, "El americano" es una más de esas películas que entran dentro de la categoría "Pudo ser y no fue", porque se contempla con la misma indiferencia e impasibilidad que rezuma. Eso sí, es francamente aconsejable si lo que se quiere es echar una cabezadita o disfrutar de la compañía (si es que se es tan afortunado como para una u otra cosa).

Y, para terminar, dejo el tráiler del film, ejemplo de cómo persuadir al público de que una película es de una determinada manera...y en realidad es justo de la contraria.


3 comentarios:

César dijo...

Dicen que la ignorancia es atrevida, y tu debes ser lo más atrevid@ o lo más incult@ del mundo.
Escribes fatal

Heimdall dijo...

Gracias por el comentario, César.

Si te sirve de consuelo, cada día intento ser menos ignorante y escribir un poco mejor.

Lamento que no te guste mi forma de escribir y respeto tu opinión.

Te agradezco la visita y espero que encuentres otros blogs que te satisfagan más que éste.

Cyrano dijo...

Lástima de película y de oportunidad, porque Clooney es un extraordinario y convincente actor ajeno al histrionismo que encajaba perfectamente en el papel (recuérdese su rol en "Un romance muy peligroso" con Jennifer López); por el tráiler todo indica que iba a ser un espectáculo al estilo de las míticas "Chacal", de Fred Zinnemann; "El silencio de un hombre", de Melville; "Asesino implacable", de Mike Hodges; "El amigo americano", de Wim Wenders; "Leon (el profesional)", de Luc Besson o la magnífica "Collateral", de Michael Mann. Ante el medido artículo de este blog, lo mejor es esperar a su edición en DVD.