martes, 3 de febrero de 2009

La gracia del Monzón

Una cuestionable estratagema para aumentar la audiencia, una artera maniobra para atacar (no sin motivos, ojo) a la competencia ante miles de espectadores, una broma de escasa gracia y menos gusto. Como ven, se puede considerar desde varias ópticas el vídeo montado por el Gran Wyoming para reflotar un programa que naufraga, televisiva, intelectual y humorísticamente en cada emisión. No obstante, he de reconocer que el título de ese pretencioso subproducto está muy bien elegido: "El intermedio", momento en el que la mayoría de los mortales prefiere ir al servicio, hacer zapping, disipar su atención, porque todo eso se merece la estupidez realizada "ad maiorem Wyoming gloriam" y albergada en esa cadena que gracias a una nómina integrada por ex payasos y progres de baratillo consigue con notable esfuerzo que tres de cada cuatro programas sean una auténtica majadería.

Mas volviendo a la "broma" del Wyoming, creo que utilizar como objeto de escarnio y guasa una situación real, vergonzosa y alienante como la precariedad laboral y el régimen semiesclavista que sufren miles de jóvenes becarios (especialmente en medios de comunicación) no hace sino poner en evidencia el escaso ingenio, la discutible sensibilidad y la nula vergüenza de quien lo hace. Poco queda del incisivo, brillante y mordaz presentador del primer "Caiga Quien Caiga" telecinquero. El Wyoming de ahora es un divo sin gracia y con clac que está dispuesto a hacer lo que sea por llamar la atención, como ha demostrado con el vídeo de marras. Pero, tú tranquilo, Wyoming, que soy buena gente y, ya que te veo falto de ideas para que alguien le haga puñetero caso a la bobada insulsa e insufrible que perpetras, te sugiero los siguientes temas para tus próximas gracias: las familias enteras en el paro, las mujeres maltratadas, los enfermos de cáncer, los ancianos con alzheimer, los niños malformados...Todos ellos muy graciosos, ¿verdad? Tanto como tu broma poniendo a parir ficticiamente a una becaria, estimado estúpido.

Pero, dejando aspectos "humorísticos" aparte, ¿es ingenioso denunciar una carencia del periodismo actual formando deliberadamente parte de ella? ¿es sensato engañar para criticar? ¿es coherente creerse más ético y respetable que alguien perpetrando una memez chusca y dolosa que, se pongan como se pongan, es una obscena falta de respeto y responsabilidad? La respuesta a todo es la misma: No. Un tío que no ha terminado licenciatura y que ha vivido toda su real vida de hacer el memo en el aire farandulero y catódico no está en condiciones de dar lecciones de nada y menos aún de mofarse de la situación que sufren miles de becarios que que quisieron estudiar y dedicarse a una de las profesiones más bonitas, honradas, loables y denigradas: el Periodismo.

Por eso, no merece la pena perder un minuto más con José Miguel Monzón, un fantoche que se cava su propia ruina profesional, si es que lo hace se puede considerar un trabajo serio. Tus gracias, Monzón, son sólo equiparables a las de un huracán, así que, haz un favor a todo el mundo que no sean tus gilipollescos acólitos, y ahórratelas para siempre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando interesa desviar la atención de las verdaderas noticias, las que importan, nos encontramos con maniobras como ésta. Así los ciudadanos no tienen que preocuparse de que estamos alcanzando los umbrales más bajos en riqueza y los más altos de paro de los últimos quince años. No pasa nada, hombre, si ZP lo está haciendo muy bien. Para La Sexta -perdón, para el gabinete de comunicación de ZP-, la decadencia social, cultural y sobre todo ética constituye un triunfo absoluto. Vaya pandilla de paniaguados y mentecatos. De todas formas, aun siendo una estrategia comercial de Wyoming, qué pobreza imaginativa: una bronca de dudoso gusto a una becaria. Hay que ser más inteligente, especialmente si uno se las da de tal. Yo veo Interconomía TV, ¿PASA ALGO? ¿O van a salir ahora algunos fascistoides disfrazados de rojillos contándome aquello de viva la Ley de Plazos y el feto no es una vida humana? Un poquito de humanidad no les vendría mal. No, si aun cuando asombremos al mundo con la tasa de desempleados más alta de Europa, dirán aquello de "España va bien". ¡Coño! ¡Si eso lo decía Aznar! ¿Lo ven? Primos hermanos todos.

Anónimo dijo...

Javi tío, me parece que esta vez te has pasado de revoluciones... Si vuelves a leer el blog (esta vez en frío) creo que estarás de acuerdo conmigo en que has dado prioridad al insulto sobre el argumento y a la descalificación fácil sobre la explicación elaborada.

Que no te guste el personaje, ni su medio, ni sus trucos para ganara audiencia, no debería servir de excusa para optar por la critica de megáfono y slogan. Perdona que te diga esto querido amigo, pero algunas de tus frases me sonaban demasiado tópicas como para ser creación tuya... no te habrás inspirado demasiado en Federico (y no Lorca) para redactarlas?

Criticas al margen, es un placer seguir leyéndote, así que animo y a seguir con el blog, que es de lo mejor que soy capaz de leer en una pantalla de ordenador!!!

Abrazos

Charles Xavier

Heimdall dijo...

Me encanta esta pluralidad de comentaristas. Tan amplias y variadas son mis buenas amistades. Ja,ja.
No obstante, respecto a lo que dice mi segundo y transatlántico comentarista, he de decir que, si bien sí he sido contundente en mis calificativos, cuantitativa y cualitativamente, sólo hay tres insultos o exabruptos en todo el artículo: "estúpido", "tonto" y "gilipollescos".
Y, en cuanto a la fácil descalificación, pues creo que soy honesto y objetivo, pues valoro positivamente, y con sobrados motivos, al Wymonig del CQC y vitupero al de "El Intermedio", con motivos igualmente justificados.
Y sí, tienes razón, quizás debería haberme explicado mejor, pero hay cosas que se explican y comentan por sí solas.
De todos modos, si lo mío es la crítica de megáfono y slogan, quizás tenga un sitio a la diestra del desastre que nos gobierna...
En fin...que, como decía el grandísimo Mariano José, escribir en España es llorar. Ja,ja.