miércoles, 6 de junio de 2007

El fin de la mascarada

"Aquí yace la mascarada (22/03/06-05/06/07)". Esta sería una buena forma de resumir lo que erróneamente se ha llamado "alto el fuego permanente", "tregua" o "proceso de paz". Ayer, la banda terrorista ETA anunciaba oficialmente que el fuego y el horror vuelven a tener vía libre. Y lo hizo con un comunicado delirante y cobarde digno de una amante despechada...si no fuera porque ETA ha sido, en todo momento, quien tenía el control de la situación durante estos catorce meses. Así que no hay que engañarse: la voluntad de ETA de abandonar las armas y apostar por una solución pacífica ha sido, es y será inexistente siempre. Como viene siendo habitual, analizaré a cada uno de los protagonistas de esta mascarada:

  • ETA: Si alguien piensa que se puede hacer entrar en razón a esta caterva de asquerosos fanáticos asesinos, o es un ingenuo colosal o tiene cita semanal con un psiquiatra. Estos bastardos, ya empuñen pistolas o micrófonos, en el "mejor" de los casos han estudiado en esas lavanderías cerebrales llamadas "Ikastolas", pero lo más habitual es que sean inútiles redomados sin oficio ni beneficio que han sido presa fácil de la demagogia desquiciada y homicida de alguien que les aventaja en una neurona. Estos humanoides lo único que saben hacer sin armas es sembrar la discordia entre la gente de bien e intentar sacar tajada de ello, mas todos sabemos qué es lo que más prefieren hacer...y lo volvieron a confirmar ayer. Por tanto, es evidente que a esta escoria no se la convence, sino que se la vence. El único destino que se merece ETA es la cárcel. Aunque, si de mí dependiera, viviríamos una primavera de cadenas perpetuas o nichos para todos estos valientes que lo único que saben es huir de la paz y el raciocinio. La pena es que en España, a la hora de la verdad, el "Estado de Derecho" gusta de poner el tafanario en pompa ante alimañas como estos garantes del terror. En definitiva: ETA la única tregua que quería era la del Estado...para poder volver a sus fueros en cuanto se restableciera y así lo ha demostrado.

  • El señor POE: Insigne ingenuo, torpe monumental, necio de vocación...Así podría calificar a este sujeto por su manera de actuar en este asunto, tanto como Presidente del Gobierno como máximo dirigente del PSOE. Y prefiero calificarlo así porque es mejor pensar que su actuación se debe a una tara mental o a una inconsciencia incurable antes que a unas decisiones conscientes, lógicas y sopesadas, porque, si así fuera, ahora mismo algún hombre de bien debería estar dando una somanta de palos al anormal leonés. El señor POE consideró el anuncio de "alto el fuego permanente" como una oportunidad de pasar a la historia positivamente y, al mismo tiempo, asegurarse la reelección como Presidente. Todo pintaba genial, especialmente porque el PP parecía Don Quijote hablando ante una convención de ilustrados. El mayor problema es que el señor POE, como muchos otros, se tomó en serio a ETA...y de ahí la cara, fingida o no, de tonto, de niño sin juguete, que exhibió ayer en su comparecencia. Creer que la bruja se puede convertir en Blancanieves de la noche a la mañana no lo hace ni un niño...pero el señor POE sí. Coquetear políticamente y tener gestos bondadosos (De Juana Chaos, ANV, reuniones con Batasuna) con asesinos y quienes les apoyan no lo hace nadie en su sano juicio...pero el señor POE sí. Intentar colgarse una medalla a expensas de dejar respirar a un grupo de terrorista que se encontraba asfixiado no lo hace alguien normal...pero el señor POE sí. El resultado de este "buenrollismo" gubernamental es demoledor: En materia de terrorismo: ETA vuelve a contar con dinero público en sus arcas (merced a los ediles electos de ANV), más armas en sus manos y más efectivos en su nómina. Gracias a la estúpida e incomprensible magnanimidad del señor POE, ETA, al igual que De Juana Chaos, vuelve a estar en forma. En materia política: La idea de mermar el peso electoral del PNV, convertir al PSOE en la clave política de Euskadi y hacer de ANV una especie de ERC con la que poder llegar a entendimiento ha tenido tanto éxito como la travesía del Titanic, pero, eso sí, ha montado un belén en el País Vasco y Navarra que a saber cómo acaba...En materia "personal": El Presidente se ha quedado sin su mejor estandarte de cara a la sociedad y principal argumento contra la oposición. En definitiva: La mayor estupidez de Aznar se llamó "Iraq". La del señor POE, "ETA".

Ayer, 5 de junio de 2007, se acabó la mascarada: ETA explicitó qué es lo que quiere realmente, Batasuna y ANV demostraron cuan en contra de la violencia están, y el Gobierno (en las personas del señor POE, Pérez Rubalcaba y Fernández Bermejo) viró el timón hacia la ruta que nunca debió haber abandonado, demostrando que lo que han hecho todos estos meses estaba destinado únicamente a complacer a una banda de terrorista. La jugada de ETA ha sido funestamente maestra: La sociedad y la clase política están desquiciadas por la discordia; el Gobierno, en entredicho; el Presidente, en sus horas más bajas; y ella, plenamente operativa. ¿Y ahora qué?

Lo primero de todo, evitar equívocos:
  1. ETA es la única responsable de sus actos...y siempre lo ha sido. Quien sólo sabe imponerse con el miedo y el dolor no admite tutelas ni acuerdos.


  2. El señor POE es el principal responsable de que ETA se haya recuperado porque sus decisiones, ingenuas o no, así lo han posibilitado.


  3. No es tiempo ahora de que la clase política se enzarce en una reyerta de "la culpa es tuya" ni de rentabilizar política o gubernamentalmente posturas "victimistas". Es hora de recuperar el tiempo perdido y erradicar a ETA de la faz política y social.

Dicho esto, sería lógico esperar una oleada de dimisiones y disculpas del más alto nivel, pero como estamos en España, lo único que hay que asumir es que tarde o temprano el dolor y su estela de luto volverán a conmocionarnos con su macabra música de txalaparta. ¿Y el Jefe del Estado? Pues, hasta Nochebuena, seguirá tocando el violón. ¿Es este el país que nos merecemos? En fin...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé muy bien de qué va tu blog, pero me sorprende leer en tu llamémoslo artículo "Churras y merinas" el siguiente comentario:
"Quiero decir que hablar de política o dejar traslucir un mensaje o valoración política en un blog destinado a la crítica televisiva me parece mezclar churras con merinas", cuando tú te dedicas a criticar el intento de un gobierno para que todos viviéramos en paz y sin el miedo a despertarnos un buen día y volver a escuchar la noticia de que ETA ha asesinado a este o a aquel concejal, o que ha puesto una bomba en un centro comercial.

Me pareces un fascista mucho mayor que cualquier integrante de la banda terrorista, y, por supuesto, tan poco demócrata como ellos. Vuestro lema, el tuyo y el del PP, es muy fácil, o estás conmigo o estás contra mí. Y la democracia es otra cosa, pero no te lo voy a explicar, para qué, nunca lo entenderías.

Es la primera vez, y la última, que entro en tu blog, ya que prefiero dedicar mi tiempo a leer cosas más interesantes y menos fascistas.

Rodrigo Arouca

Heimdall dijo...

Muy buenos días, querido anónimo Rodrigo Arouca:

Mi querido visitante, déjeme decirle que es cuando menos sorprendente su intento de criticarme o menospreciar mi opinión.

Comienza apoyándose en mi artículo "Churras y merinas", que nada tiene que ver con "El fin de la mascarada". Bueno, si con esa "asociación" tan peculiar quiso usted llamar mi atención, lo ha conseguido.

No contento con eso, cita una frase tan clara y concreta que difícilmente se puede sacar de contexto: "Quiero decir que hablar de política o dejar traslucir un mensaje o valoración política en un blog destinado a la crítica televisiva me parece mezclar churras con merinas". Bien. Mi blog no se ciñe únicamente a la crítica televisiva. Por tanto, ¿qué vínculo tiene esa frase con lo dicho en el artículo "El fin de la mascarada"? Ninguno.

Con ese inicio de "crítica" tan cogido con alfileres lo único que me ha demostrado es que usted sí que sabe mezclar churras con merinas. Ahora comprendo por qué cita ese artículo.

Pero entremos ya en su crítica pura y dura."Te dedicas a criticar el intento de un gobierno para que todos viviéramos en paz y sin el miedo a despertarnos un buen día y volver a escuchar la noticia de que ETA ha asesinado a este o a aquel concejal, o que ha puesto una bomba en un centro comercial". Si no me pareciera terriblemente demagoga y despegada de los hechos objetivos, tu frase me parecería de un idealismo tan noño y pueril que me darían arcadas (Debe ser que has visto demasiadas veces "Sonrisas y lágrimas", "Heidi" o "Qué bello es vivir").

Vamos a ver, distinguido comentarista: Es absurdo y prescindible que lo explicite, pero, como veo que usted ha querido entender lo que le ha venido en gana, tendré el detalle de decirle que YO SOY EL PRIMERO QUE QUIERE QUE TODOS VIVAMOS EN PAZ Y SIN MIEDO. Entre otras cosas, porque he vivido dos atentados de ETA muy de cerca (más de lo que se pueda imaginar). ¿Le queda claro? Y SÍ, ESTOY A FAVOR DE QUE CUALQUIER GOBIERNO DEMOCRÁTICO INTENTE ACABAR CON ETA. ¿Lo entiende vuesa merced? LO QUE NO ESTOY EN ABSOLUTO DE ACUERDO ES QUE ESE "INTENTO" SE BASE EN COQUETEOS Y GESTOS BENEVOLENTES YA SEA CON LOS TERRORISTAS O CON SU ENTORNO POLÍTICO, que es básicamente en lo que ha consistido únicamente el "intento" de este Gobierno, que gracias a eso ha tirado por la borda unos cuantos años de eficiente y contundente lucha antiterrorista. ¿Le ha quedado claro o se lo dibujo para que lo entienda?

Y, antes de que su desatinada demagogia vuelva a la carga, déjeme decirle que el tipo de "intento" que he criticado en este artículo lo despreciaría igualmente si lo hiciera el PP, IU o cualquier partido político. Por otra parte, si usted cree que no se han producido "gestos benevolentes" con ETA y su entorno, le remito a las noticias de los dos últimos días, en las que se da testimonio de cómo los miembros del Gabinete están ejecutando una asombrosa (y afortunada) "marcha atrás", evidenciando que determinadas acciones no fueron realizadas más que un gesto para complacer a la banda terrorista.

Y, pasando a la última parte de su crítica...¿Le parezco un fascista? Si lo dice por ideología política, no tengo nada que ver con el movimiento iniciado por Benito Mussolini. Si lo dice empleando el término "fascista" como sinónimo de autoritario, ¿cree usted que un "fascista" permitiría un comentario como el suyo? Yo, lejos de borrarlo, cosa que podría hacer, no sólo lo he mantenido sino que me tomo la molestia de contestarle. Yo tolero y respeto las opiniones de todo el mundo, incluida la suya, aunque no la comparta. ¿Es eso poco demócrata?

Criticar a los que piensan distinto, atacar a quienes tienen ideas diferentes, creer que su visión de las cosas es la única aceptable...Eso, estimado visitante, es lo que hacen los poco demócratas. Eso es lo que hacen los "fascistas". Eso es lo que hace "cualquier integrante de la banda terrorista". Eso es, querido comentarista, lo que usted ha hecho en su comentario.

Dicho esto, y antes de terminar, decir "Me pareces un fascista mucho mayor que cualquier integrante de la banda terrorista" no sólo es injustificado, delirante, deleznable y bochornoso, sino una forma de demostrar que su educación está a la altura de su capacidad reflexiva.

Por último, me parece fetén que usted quiera dedicar el tiempo a cosas más interesantes, como, por ejemplo, a ver las cosas con más objetividad o, mejor aún, a recuperar la sensatez y educación que usted ha perdido en algún momento de su vida, si es que las ha llegado a tener alguna vez.

Un cordial saludo.

(PD: Escribir como "anónimo" y firmar con nombre y apellido sin duda tiene su aquel)

Nagore dijo...

Buenas, la verdad es q estos temas se me sobresalen ya, abufff, no hay solución para eta, si intentas hablar con ellos eres un...si les dejas que mates eres un...en fin, viste la película el lobo? pues creo q tienen razón Eta nunca morirá ( desgraciadamente ); la verdad yo, como vasca no se la solución asi q dudo q los hipócritas de los políticos, q solo saben arreglar calles para q les voten en las elecciones, la tengan....saludos
nagore