lunes, 30 de noviembre de 2009

El terror "amateur" ya no sorprende

Recientemente he visto la película "Paranormal activity", film que ha venido precedido de un tsunami de críticas favorables y se ha presentado como una novísima maravilla del cine terrorífico, "El exorcista" del siglo XXI y unos cuantos parabienes más. Como siempre sucede en estos casos, se ha vuelto a cumplir la máxima de que cuanto mayores son las expectativas creadas, más númerosas son las posibilidades de decepción. ¿Por qué? Porque, honestamente, como amante y defensor del cine en general y del género de terror en particular puedo decir que "Paranormal activity" no es para tanto...
  • El "look" amateur en el cine de terror es algo que se inició y, si me apuras, se agotó en esa magnífica e inquietante película de 1999 llamada "El proyecto de la bruja de Blair". Suyo fue el mérito no sólo de descubrir qué posibilidades ofrecía un tratamiento amateur a una película de este género sino de utilizarlo de una forma efectiva, brillante y creíble. Los responsables de "The Blair Witch Project" lo hicieron tan bien que apenas dejaron migajas útiles para quienes vinieron detrás, haciendo bueno aquello de que quien da primero, da dos veces. De forma sintética, se puede decir que lo que se busca con la estética amateur (montaje sin apenas edición, grabación con cámara en temblorosa mano u hombro, actores tan desconocidos que pueden ser fácilmente "vendidos" como personajes reales, localizaciones reales, escasísimos o inexistentes efectos visuales o sonoros...) es brindar una verosimilitud inusitada en la gran pantalla, haciendo que la implicación del espectador con lo que ve sea tan grande que olvide inconscientemente que se trata de una ficción, convirtiendo, a efectos de recepción, en un "falso documental". Eso, utilizado en el ámbito del escalofrío, es una garantía para que el patio de butacas sea presa de un pavor genuino e inmisericorde: es decir, una gran baza para que la película sea un éxito. No obstante, pese a que "El proyecto de la bruja de Blair" llegó, vio y venció, hay que reconocer que en su estela, plagada de lamentables emuladores, merece la pena destacarse un film bastante estimable y desasosegante: "Open water". Por tanto, la originalidad de "Paranormal activity" en este sentido, brilla por su ausencia, porque repetir una fórmula descubierta y sublimada hace diez años no es precisamente un alarde de ingenio.
  • La cámara de vídeo como lenguaje en pos de un contundente realismo fue un hallazgo que hay que volver a adjudicar a la bruja blariana y que, posteriormente, ha sido utilizado con cierto talento en películas como "Rec", en su modalidad mononarrativa, y en "Cloverfield" y "Rec 2", en su vertiente plurinarrativa. No obstante, la prueba de que esto ya no posee el devastador efecto que acompaña a cualquier novedad la encontramos sin ir más lejos en uno de los últimos títulos de uno de los grandes maestros del cine de terror, George A. Romero: "Diary of the Dead", insulsa y que pasó sin pena ni gloria por la cartelera. En resumen, en este terreno, "Paranormal activity" tampoco aporta nada nuevo.
  • El binomio exiguo presupuesto-buenos beneficios es algo que, aunque pueda sorprender, es casi tan viejo como el cine: Ahí están el cine mudo, la serie B y, más recientemente, "El mariachi" o las ya citadas "El proyecto de la bruja de Blair" u "Open water". ¿Contribución de "Paranormal activity" a esto? Tan sólo ahorrarse aún más costes, rodando en la propia casa del director.
  • La relación inversamente propiorcional entre presupuesto y talento es algo tan clásico que se puede encontrar en todas las óperas primas de los grandes directores y, constantemente, en el injustamente marginado ámbito del cortometraje. Por tanto, la película que nos ocupa tampoco brilla con luz propia en este terreno.
  • Tema del hostigamiento sobrenatural y la posesión demoníaca...es uno de los grandes recursos argumentales del cine de terror y también uno de los más socorridos, así que la originalidad de esta película no habrá que buscarla aquí.

Entonces, si ni la forma de filmar ni las condiciones presupuestarias ni la premisa argumental suponen novedad ni descubrimiento alguno...¿dónde está el gran acierto de "Paranormal activity"? A mi juicio, esta película sólo tiene dos grandes virtudes:
  1. Sustituir el miedo y el "susto fácil" por una tensión desquiciante hecha a base de una constante sucesión de clímax y anticlímax.
  2. Conseguir persuadir a tantísima gente en todo el globo terráqueo para que vaya a ver algo que ya ha visto antes.
Por otra parte, igual que tiene esas cualidades, es justo poner de relieve sus tres grandes defectos, que giran en torno a la ausencia de factor sorpresa:
  1. Cualquier atisbo de conseguir el mismo nivel de paranoia y credulidad de films antológicos como el mencionado "El proyecto de la bruja de Blair" se ha aniquilado merced al destripamiento de sus "sorpresas" y claves esenciales perpetrado por las entrevistas concedidas por el director, Oren Peli, y las reseñas que han supuesto la vanguardia del estreno de "Paranormal activity" en nuestro país. Por tanto, los textos "informativos" que abren y cierran este film, están más cerca de ofender la inteligencia del espectador que de conseguir engañarlo...
  2. Previsibilidad: El gran enemigo del cine de nuestro tiempo, mortal en el caso de las películas de suspense y terror. A los pocos minutos de metraje, el patio de butacas ya adivina con cierta facilidad cómo va a acabar la desventura de los protagonistas. Por tanto, no sorprende a nadie que el desenlace deje cierta sensación de indiferencia o decepción, no por esperado (que también) sino por lo redundante en explicar ante cámara qué ha pasado...
  3. Quizás por todo lo anterior, el público tarda en empatizar (para bien o para mal) con los protagonistas (meros retazos con unas interpretaciones que sólo son aceptables y creíbles en el caso de Katie Fetherston), algo que es letal para un film de terror, porque lo peor que puede pasar es que al espectador le dé igual lo cuanto padezcan los personajes. En mi caso, salí del cine con la misma empatía para esos trasuntos con la que entré: Ninguna.
En conclusión, "Paranormal activity" sólo merece la pena por la tensión que es capaz de generar y la inquietante sugestión de efecto retardado que suscita ya que, por lo demás, está más cerca del "bluf" que de la excelencia. Y es que si algo está claro es que el terror "amateur" ya no sorprende.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también me acerque a ver esa pelicula , más por curiosidad que por que me chifle el cine de terror, y no salí para nada decepcionada simplemente porque tampoco entre con muchas exceptativas de ver algo diferente en el contexto y en las formas .....guión poco original, formato de video casero y desenlace previsible, darte toda la razón en que lo único meritorio es que te mantiene en vilo practicamente desde el inicio de la película, como nota graciosa te diré que mi acompañante se agarró a mí brazo como una parturienta al brazo de su pareja en el proceso de dilatación y no lo soltó hasta que concluyó el parto .....con está peli te daras cuenta que exito de taquilla no equivale a calidad por mucho que lo digan los indices de recaudación.

*·. Naire González .·* dijo...

Mmm... no, no he visto la peli y no te voy a comentar sobre lo que has escrito xDD porque sino me la spameas (me ha venido a la mente "es pa mear") en fin... el caso.... (uy creo que me equivoqué de palabra, spam es otra cosa xD es igual queda gracioso). Creo que este tipo de películas, pues es como todo, tienen cabida siempre y cuando tengan un guion bueno y una trama buena... ver (por lo que he visto en el trailer) algo tan cotidiano como una escena de casa con cosas paranormales sí, pero algo que creo que no es una idea revolucionaria, pues...... no sé, la veo más como serie B. Aunque este dirigida por el mismisimo Speilberg, Tarantino o yo que sé.

un besote =)