lunes, 28 de junio de 2010

Enterrando a Peter Pan

Peter Pan zigzagueaba los cielos nocturnos con una sonrisa en los labios. A lo lejos, vio la luz de la habitación de la pequeña Wendy Darling y revoloteó hasta su ventana, exultante por las aventuras que estaban a punto de dar comienzo. Se coló en el cuarto sin hacer ruido con el bravucón propósito de darle una sorpresa, pero...la escena que vio le desconcertó.

La muchacha, de doce años, vestida con un escueto pijama más propio de un clima tropical, tecleaba con celeridad y tino ante una pantalla de ordenador divida en pequeñas ventanas donde se podían leer "Facebook", "Tuenti" y "Messenger". Mientras, algo parecido a una calculadora allanada por un elefante y que recibía el nombre de "i-pod", saturaba el ambiente con canciones que emergían rampantes de unos sofisticados altavoces, entonadas por jóvenes que, entre gallo y gallo, clamaban por divertidas travesuras transgesoras. Tan transgresoras como podía ser el piercing plateado que titilaba discreto en la nariz de Wendy. Tan transgresoras como los pósters que forraban la habitación donde quinceañeros con más fama y dinero del que podía soportar su sensatez enseñaban apolíneos torsos en poses de dandi infantil, ellos, y un ajustado vestido de meretriz naif tan decadente como podía ser Disneylandia, ellas. Tan transgresoras como ese paquete de tabaco a estrenar torpemente escondido entre los pliegues de una raída mochila decorada por chapas en las que cohabitaban la imagen de Micky Mouse con la "A" de anarquía y el logo de Playboy con el barbudo retrato de un tal "Ché".

Peter se quedó perplejo. "¡Caray!" pensó. Estaba a punto de hablar a la pequeña Darling cuando una melodía similar a la que se obtendría de encerrar a un conjunto pop en una caja de cerillas con mala acústica llamada "móvil" electrificó el espinazo de Wendy, que rápidamente se revolvió en su asiento y atendió la llamada de su amiga Cris(tine). Así se inició una conversación donde todo el léxico mamado de la telebasura y revistas de baratillo se sintetizó a la velocidad del chat para dar rienda suelta a su excitación por un evento que marcaría sus vidas de forma imperecedera: su primer botellón. "¿Botellón? - se preguntó Pan - ¿Qué diantres es eso?". Minutos más tarde, el bueno de Peter tenía tal cantidad de información que podría describir a la perfección a "Johnny" (pese que a su nombre de pila era David), el "amigo" de quince años, ateo convencido y con peinado homenajeando a un cepillo con el que Wendy había compartido unos cuantos besos "con lengua". Claro que tampoco le andaba a la zaga "JJ", el novio de catorce de Cris que vestía de rasgado luto permanente y que tenía como credenciales haber vomitado ya más de diez veces por ingerir demasiado alcohol y fumar con bastante estilo. Pero sin duda, lo más impactante del diálogo fue lo que ocurrió en el baño de chicas donde pillaron a una de sus compañeras, Cindy, haciendo "algo" con un "mayor" durante la clase de matemáticas...

Peter Pan estaba al borde del vahído mientras la incredulidad le producía una taquicardia cuando Wendy levantó la cabeza y le vio. Colgó a su amiga abruptamente. Peter sonrió amistoso. Wendy crispó el ceño y bramó: "¡Fuera de mi puto cuarto, pajillero de mierda!".

Peter salió volando por la ventana presa del pánico y tiritando de asombro. Comparado con aquello, el capitán Garfio era el colmo de las buenas maneras y una compañía no tan mala...De vuelta en Nuncajamás, se sentó apesadumbrado y, a la luz de Campanilla, lamentó que Wendy nunca fuera a conocer aquel maravilloso país lleno de magia, aventuras e inocencia, porque ella había querido crecer demasiado deprisa, antes de tiempo...como parece que ocurre, lamentablemente, con los niños españoles.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho,,.he leído muchos artículos hablando de esto, pero este poniendo de prota a Peter Pan me ha gustado mucho. Solo habría echado de menos algún dato al final.,..le habría dado más fuerza al artículo, por ejemplo: saber cuantos niños españoles son como Wendy, que seguro que son muchísimos ....

Sara López Moreno dijo...

Muy buen relato, escribes estupendamente. Pero desgraciadamente esto no ocurre sólo con los niños españoles. Está sucediendo en todos los países desarrollados. Esta nueva generación ni-ni es una generación inútil en la que sólo se sabe hablar de videojuegos, redes sociales y chat, y ya nada o poco queda de los juegos en la calle, los trabajos manuales o los juguetes artesanales... Es muy triste, pero es real.

Con tu permiso, me apunto a tu lista de seguidores. Me gustó leerte.

Saludos,
Sara.

Heimdall dijo...

Gracias por los comentarios :)

Yo no tengo más datos que los del informe al que remito en el hipervínculo. De todos modos, que los niños dejen cada vez más pronto de serlo para iniciarse en los peores defectos de la adolescencia (el "pavo", como síntesis de ellos) es muy triste y dice muy poco en favor de la sociedad en general y los padres en particular.

Yo, por suerte, conozco a personas que siguen velando y educando a su prole con la misma sensatez, cariño y cuidado que como lo hicieron mis padres y los de otros tantos.

Es bastante sorprendente cómo se pone el grito en el cielo cuando vemos casos de niños que han perdido su inocencia y niñez de forma forzosa (secuestros, violaciones, guerras, etc) y en cambio nadie dice nada ante el hecho innegable de que la "edad del pavo" (una etapa que habría que borrar de la vida de cualquier persona) comienza antes y dura hasta más tarde...cercenando por el camino la necesaria evolución y provecho de la tan necesaria infancia.

Anónimo dijo...

La profesión de padres es la más dificil de aprender y desarrollar.La implicación emocional que tenemos con ellos , las dudas que te surgen en su educación, los errores o aciertos son sentimientos que nos acompañan en el papel de padres, asi como el sentimiento de culpa que tenemos por intentar suplir deficiencia de tiempo que no pasamos a su lado.Soy madre de dos hijas y es una especie de autocritica la que hago , se nos adivierte constantemente que es la calidad y no la cantidad lo que cuenta para que se sientan amados ;pero muchas veces ese tiempo esta lleno de ciricas , comparaciones y grandes exigencias .Nuestro propio egoismo hace que nos sea más facil comprarlos la PSP o el ultimo modelo de Nintendo para que nos dejen tranquilos despues del trabajo ......estamos creando niños insociables , solitarios e inseguros, no podemos criticarlos cuando llegan prematuramente a la adolescencia , sencillamente no les hemos dejado actuar y comportarse como tales.

cris dijo...

el articulo es estupendo, como siempre... pero, como seguro que sabes , el personaje de peter pan está inspirado en un niño real (Peter Llewelyn Davies) y yo tengo mis dudas de que peter se asustara mucho en la habitación de su querida Wendy. No estoy de acuerdo contigo en que la infancia y la adolescencia actual sea tan terrible.

Heimdall dijo...

Buenas :)

En cuanto al anónimo de la madre y su análisis de la educación de los más pequeños hoy en día, yo creo que, si bien no conviene generalizar, sí es muy evidente y notable la tendencia cada vez más preocupante y extendida de que los padres se laven las manos a la hora de educar y orientar correctamente la sensatez y la personalidad de sus hijos. Los padres son el pilar de la infancia. De todos modos, sé de muuuuy buena tinta que la madre que ha hecho ese comentario es una excelente persona y con una sensatez pareja a su gran humanidad, así que no temo en absoluto que sus hijas se conviertan prematuramente en Wendys como las del artículo.

Y en cuanto al comentario de "Cris" :) pues sólo apuntar que mi artículo no tiene intención de criticar de forma generalizada "la infancia y la adolescencia actual" y tampoco creo que sea tan terrible. Lo que sí creo es que es triste que los niños dejen cada vez antes de serlo, porque se pierden una etapa preciosa de la vida de cualquier persona.

"Cris" dijo...

No creo que los niños dejen de serlo antes de tiempo… lo triste son las circunstancias que rodean a muchos niños(no a todos) por lo que para algunos será una etapa maravillosa de la vida y para otros menos, no?