martes, 9 de diciembre de 2008

Donde las palabras no alcanzan a llegar

A veces, el tópico de una imagen vale más que mil palabras adquiere un innegable y conmovedor sentido. Éste es el caso. Podría escribir mucho sobre el suceso que da pie a este artículo. Podría evocar de nuevo todas las enseñanzas y emociones que me regaló mi inolvidable Sancho. Pero, en lugar de eso, creo que lo mejor es demostrar hasta qué punto, en ocasiones, una definición se torna exigua. Lealtad: 1. f. Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien; Altruismo: 1. m. Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio; Bondad: 2. f. Natural inclinación a hacer el bien; Amistad: 1. f. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato; Compasión: 1. f. Sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias; Valentía: 1. f. Esfuerzo, aliento, vigor; 2. f. Hecho o hazaña heroica ejecutada con valor; y así podría continuar acopiando definiciones del DRAE hasta completar una panoplia de virtudes de esas que son piezas de coleccionista. Virtudes que el ser humano conforme crece pervierte a cambio de llenar el bolsillo, la cama y/o el ego. Virtudes que, por suerte y por desgracia, aprendemos y recordamos gracias a seres a los que, por lo general, se les infravalora, cuando no se les humilla y maltrata miserablemente.
Hasta aquí las palabras. A partir de ahora, las imágenes y las emociones:

1 comentario:

nacho dijo...

Javi, ha sido el mejor video que he visto nunca en youtube. Me ha dejado helado. Los que hemos tenido perros y amamos esa maravillosa raza, este video nos toca mucho mas la fibra. Yo tampoco hubiera podido nunca definir con palabras este gesto. Muchas gracias. Nachete.